12 septiembre 2014

El rublo se hunde



Escuché ayer al nuevo corresponsal de TVE en Moscú. Dice que el rublo ha perdido el 20% de su valor en los últimos meses. Al parecer está bastante extendida la opinión de que “el rublo se hunde”. Pero para decir que el rublo ha caído un 20% debería basarse en datos.
No sé qué significa “en los últimos meses”. Supongamos que se trata de la tercera semana de febrero, es decir, tras el derrocamiento de Yanukovich y el comienzo de la fase dura del conflicto ucraniano. El 21 de febrero de 2014, el curso del rublo con respecto al euro era de  49,1162 rublos/euro. Está publicado en el Boletín Oficial del Estado por el Banco de España. El curso a día de hoy es de 48,467 rublos/euro. Es decir, el rublo se ha reforzado un 1,12%.
La cotización más alta que ha tenido el rublo desde la misma fecha es de 45,8775 rublos/euro. La caída desde entonces es del 5,86%.
Con respecto a la cotización más baja para el periodo, de 50,81 rublos/euro el 14/4/14, la diferencia es del 10,75%.
Los datos de cotización están tomados semanalmente con los valores publicados los viernes en el BOE.

08 septiembre 2014

El golpe de Kiev se hunde



Artículo de Jim W. Dean, editor de Veterans Today, para la revista online “New Eastern Outlook”.

Una vez más vemos que la agresión occidental no deja más que muerte, destrucción y países destruidos. Hay un viejo proverbio que dice que aprendemos de nuestros errores, pero eso no es sino un cliché. Hacemos todo lo contrario, y repetimos los errores continuamente. ¿No es estúpido?
Los golpistas de Kiev se están bamboleando como un toro al final de la corrida, cansado y ensangrentado. Parecen no tener otra estrategia que la mentira constante, con su frase favorita: “¡¡los rusos nos están invadiendo!!”. Si el alto comando militar tiene cerebro y coraje, llevaría a cabo un contragolpe, acabaría con el Right-sector y los oligarcas y salvaría lo que queda del país. ¿Cómo sé que no tienen valor para ello? Si lo tuvieran, lo habrían hecho ya.
Occidente ha cruzado todos los límites para ocultar lo que está sucediendo. Los medios corporativos se han dedicado a la propaganda en todo este fiasco. El ocultamiento de las bajas y heridos de Kiev se ha reproducido. Las tropas de guardia del palacio parecen estar bien equipados y luchar correctamente. Las unidades regulares tienen oficiales entrenados en la Unión Soviética.
Los batallones del Right Sector parecen preferir luchar contra civiles desarmados y, por supuesto, bombardearlos. Cuando son atacados entregan el terreno y se retiran hacia la unidad del ejército regular más cercana para que le apoye. Las unidades de la Guardia Nacional parecen estar al final de la cadena de suministro y su moral lo demuestra. Veo un video de un soldado  que enseña cómo pelar, asar y comer una serpiente. Pero francamente, prefiero la vieja y anticuada caja de comida.
Para las unidades que fueron enviadas a movimientos de rodeo sin apoyo, se han encontrado con excusas en lugar de apoyos. Las fuerzas de las nuevas repúblicas han usado las tácticas esperadas de atacar a las columnas de suministro para obtener suministros ellos mismos mientras amenazan a las fuerzas de Kiev con ataques por los flancos y guerra móvil.
La mayoría de las formaciones ucranianas que se han rendido lo han hecho cuando ya no les quedaba nadie con quien luchar o cuando necesitaban ayuda médica para sus heridos. Se han dado cuenta de que estaban siendo utilizadas como corderos para el sacrificio para mantener a las tropas de defensa lejos de las ciudades para que las unidades de Kiev las tomaran más fácilmente.
Las tácticas de batalla cambiaron cuando la estructura de mando de Donetsk fue reformada. Parece que todos los equipos capturados al ejército ucraniano se reequiparon y las nuevas unidades se entrenaron en tácticas de formaciones mayores para ser utilizadas en contraataques que no se podían realizar con unidades menores. Los efectos han sido devastadores, con unidades del ejército que no podían retirarse y eran rodeadas para rendirse.
Las bajas de Kiev han sido altas, y las historias de campo del ejército son horribles: amputaciones sin anestesia, soldados heridos explotados para pagar por suministros. Los afortunados que tienen familias que pueden llevárselos han contado historias de corrupción e incompetencia. El resultado ha sido la aparición de las grandes protestas que hemos visto en Kiev la semana pasada. Hay incluso historias de multitudes de mujeres que se arrojan al asfalto para detener los convoys.
En medio de todo esto, Poroshenko ha inventado una nueva táctica democrática, expulsando del parlamento para eliminar la oposición. Esto también ha acabado con los llamamientos oficiales para investigar la debacle. Brigadas completas han empezado a desertar, con las fuerzas especiales del guardia del palacio (que no han estado luchando) enviadas para rodearlas. Esto es el comienzo de una auténtica guerra civil, si estas unidades tienen que ser enviadas como refuerzo.
La bomba de relojería del vuelo malayo MH17 espera su momento. El embajador ruso ante la ONU, Mr Churkin ha estado provocando a Kiev con preguntas sobre cuándo podrán encontrar y publicar las grabaciones del control de tráfico aéreo de ese día. Kiev y algunos de los suyos encabezan la lista de sospechosos. Los USA se unieron como cómplices al esconder nuestras imágenes de satélites y comunicaciones interceptadas, que todo el mundo sabe que tenemos.
Holanda y Malasia también han hecho un flaco servicio a sus pueblos mediante su humilde respuesta a la no cooperación de los USA y Ucrania en la investigación. Podemos añadir a las organizaciones de aviación que enviaron algunas solicitudes de documentación y después se retiraron, porque sospechaban que los asesinos provocarían un gran escándalo.
Durante toda la matanza de civiles en las nuevas repúblicas no se ha oído ni una sola palabra de reproche desde los USA o la UE a Kiev… una vergüenza. Cuando las tropas de Kiev se han encontrado con más resistencia de la esperada retrocedieron y castigaron a los civiles, la táctica de los cobardes.
La UE solo ha comenzado al final a mostrar algo de flexibilidad al final, no por ninguna preocupación moral por los inocentes que estaban siendo asesinados a causa de su pobre liderazgo, sino solo por los problemas que le han causado las sanciones a productos alimentarios. La comunidad de negocios está en el camino de la guerra, y han aparecido nuevas preocupaciones por controlar el nudo gordiano de la energía antes de que llegue el invierno.
Pero el hecho es que Kiev no tiene intención de pagar, pues se ha gastado los 1500 billones para mantener los gasoductos en funcionamiento. Gazprom ha estado trabajando duro para incrementar la capacidad de suministro a Europa rodeando Ucrania, que una vez finalizada será un corte permanente para Ucrania y tal vez para Polonia  por su envío de unidades a Ucrania oriental. Y la estupidez de los polacos  reteniendo el avión del ministro de defensa ruso cuando sobrevolaba su espacio aéreo. ¡Eso no se puede hacer!
Kiev está caminando sobre la cuerda floja. Con su economía destruida, están sufriendo una hemorragia de dinero. No han podido provocar la invasión soviética que los USA querían para dar motivo a la guerra de sanciones. Y los pueblos de la UE se han dado cuenta de que estaban siendo engañados por los USA – algo por lo que sus líderes deberían dimitir, porque es una asombrosa traición a su propio pueblo. Este escenario me recuerda cómo Israel ha socavado a los USA a  través de nuestro Congreso.
Poroshenko necesita una masiva intervención militar occidental y los billones que vendrían con ella. Los USA necesitarían una “crisis” para sacarla adelante, a pesar de que Obama diga que los USA no tienen una opción militar en Ucrania. Pero la desesperación puede provocar juegos salvajes.
Rusia retiró una opción el viernes. Si una intervención “de emergencia” occidental estaba entre las posibilidades para salvar de una matanza a las tropas de Kiev rodeadas, Putin lo impidió. Llamó a permitir un corredor seguro hacia Rusia para las tropas que se rindieran, de donde volverían a casa con sus familias. Se puede imaginar el efecto que tendrá en la campaña de odio a Rusia en Kiev si se lleva a cabo.
El jueves intervine por primera vez en el programa de Russia Today “CrossTalk” de Peter Lavelle, en el que Ucrania y su economía fue el tema principal. Vi los datos que había dado Putin de que si Ucrania completara su tratado de libre comercio con la UE diría adiós a todos los subsidios rusos. En los últimos 10 años se estiman en un total de 200.000 millones de dólares.
Pero hay un truco. Ucrania no tendrá que perder 20.000 millones de dólares al año de su presupuesto. Solo hay una fuente para cubrir los números rojos, los contribuyentes occidentales, que ya sienten que les están poniendo las esposas. Podríamos ver una mayor desestabilización en Europa antes de que todo esto termine.
Pero, como Victoria Nuland pronunció sus famosas palabras “Fuck the EU”, eso podría tener un efecto bumerang. Ucrania es la trampa para la UE, y según se acerca el invierno la situación empeorará. Las fuerzas de Donetsk están limpiando la zona costera desde la frontera rusa hasta Crimea. Mariupol está sitiada, con los oligarcas abandonando la ciudad y dejando algunas tropas para sacrificarse y librarse de la masacre.
Con ese puerto abierto, los suministros de combustible estarán asegurados para Donetsk y Lugansk durante el invierno, con la flota rusa cubriendo las espaldas. SI Kiev piensa que  está jugando duro, espera hasta que oiga al invierno reírse.
Y si Obama consigue de alguna manera que la UE siga adelante con nuevas sanciones, puramente por resentimiento y tapar su caos ucraniano, los trabajadores de la UE verán como las contrasanciones les golpean en invierno. Si eso sucede podremos ver una interesante primavera europea.

05 septiembre 2014

Duda

A veces me pregunto: ¿Torreblanca toma drogas?

30 agosto 2014

Extraños criterios

Por qué imágenes como esta, que se llevan repitiendo muchos meses, no han merecido ni una puñetera palabra de la UE ni de la prensa española? ¿Por qué los autores son apoyados activamente por la UE y la prensa española? ¿Cuál es el criterio moral y político de la UE y la prensa española?

10 agosto 2014

El precio de la vida humana

Reproduzco un artículo de Victor Shapinov, traducido por Carlos Valmaseda para Rebelion.org.
Hace poco, ordenando el archivo tras la correspondiente mudanza forzada (¡ay esta vida emigrante!) encontré esta octavilla:

Es una octavilla del Maidán. Entonces la muerte de unas pocas personas fue motivo para escribir con letras gigantes "¡DESGRACIA!", motivo para llamar a dejar el trabajo y salir a la calle para derribar el poder.

Ahora hay decenas de cadáveres de residentes pacíficos del Donbás. Esto no es una "desgracia" para los intelectuales humanitarios y demócratas de Kiev. 
Por otra parte, causan perplejidad los liberales moscovitas -incluidos los de "izquierda"-. Fueron a la "Marcha contra la guerra" cuando el ejército ruso tomó Crimea, cuando nadie murió, y no dicen ni una palabra contra la muerte de centenares de personas en el Sudeste de Ucrania, castigados por el gobierno ucraniano. La vida humana en general no tiene el mismo valor para este público, que se encuentra en la lógica de la guerra civil. La oreja cortada y milagrosamente crecida otra vez del futuro ministro-automaidanista les causó horror, pero la foto de habitantes despedazados del Donbás solo es motivo de alegría. Los pasajeros muertos en el "boeing" malasio son motivo para una gran tristeza, una mujer muerta en el Donbás es "una kolorada con las patas cortadas". Yo fui un participante activo en las protestas democráticas sociales contra el anterior gobierno, y participé contra el Euromaidán desde el principio. Pero ni yo ni mis camaradas nos alegramos nunca de la muerte de la llamada "Centuria celestial". Comparad esto con el júbilo de los maidanistas con motivo de la muerte de los activistas de Kulikovo Pole en Odesa.

Me parece que es motivo de orgullo que los oponentes al régimen de Kiev hayan conseguido en condiciones de embrutecimiento general ser en mucho mayor grado personas que sus contrarios.

Apoyamos a las madres de los soldados del oeste de Ucrania que no quieren enviar a sus hijos a la guerra. Ellos los declaran traidores.

Nosotros abogamos por detener la guerra. Ellos por verter más sangre.

En cualquier caso, teníamos razón al llamar a lo que sucede en Ucrania fascistización. Porque es característico del fascismo la histeria militarista, el deseo de destruir físicamente a los oponentes políticos y el desprecio por la vida y la dignidad de los "enemigos", el culto a la violencia y la crueldad. Las masas son trabajadas por el régimen de Kiev precisamente según los patrones fascistas.

Es también interesante la relación del frustado público de Kiev con la sangrienta guerra.

En su momento la guerra de Crimea de mediados del siglo XIX fue la primera guerra en la historia de la humanidad cuyas noticias llegaron inmediatamente después de los acontecimientos, mediante el telégrafo. Esto cambió abruptamente la relación de la sociedad con la guerra. Cuando empezaron a llegar a Londres noticias de la muerte de descendientes de la aristocracia británica en Balaclava, la "sociedad" empezó a expresar un claro descontento con la guerra. Fue uno de los factores que aceleraron la firma de la paz de París y lo hicieron no tan vergonzoso para el Imperio Ruso perdedor de la guerra.

Hoy las noticias de la guerra llegan on-line. Las madres e hijos muertos no son cifras en un telegrama, su cara se puede ver en la foto, cómo eran, como disfrutaban de la vida. Pueden ver cadáveres mutilados de sus conciudadanos, tan ucranianos como ellos. ¿Por qué demonios esto no causa en Kiev la misma reacción que en los lectores de los periódicos británicos en tiempos de la Guerra de Crimea? ¿Por qué la sociedad kievita no dice "No"?

Naturalmente, tengo una respuesta politológica a esta pregunta. Pero no una respuesta humana. ¿Será necesario enviar a la guerra a la "centuria mayor" [mazhornaia sotnaia, denominación que reciben los hijos de los líderes ucranianos, nota del tr.], todos estos hijos de los Abakovs y otros como ellos, que organizan "street-racings" en las calles de Kiev mientras sus padres envían "ganado" a la muerte?

21 julio 2014

¿Qué piensan en realidad los ciudadanos de Ucrania sobre la secesión?



El siguiente es un post de Ivan Katchanovski , de la Universidad de Otawa. Una versión más detallada de este análisis se presentará en la reunión anual de la American Political Science Association en Washington.
*****
Un avión de Malasya Airlines con cerca de 300 pasajeros a bordo que parece haber sido derribido por separatistas con un sistema Buk en Donbass ha atraído la atención internacional al violento conflicto en esta región de Ucrania y ha supuesto una escalada. El segundo mayor país de Europa se encuentra en guerra civil, las muertes en combates superan las 1000, una marca que los científicos políticos y los investigadores suelen usar formalmente para  clasificar un conflicto como guerra civil. Cerca de 1500 personas han muerto desde que el conflicto en Ucrania se volvió sangriento en enero. El número de muertos en Donbas es de más de 1300. Además de los 298 pasajeros del Boeing 777 de 11 países, la mayoría holandeses, las víctimas en el conflicto incluyen más de 500 residentes locales, al menos 300 miembros de las fuerzas ucranianas y unos cientos de separatistas armados. Estas estimaciones están basadas en informes de representantes ucranianos referidas a víctimas entre las fuerzas de seguridad y civiles, víctimas aproximadas entre los separatistas y análisis de noticias y videos de las consecuencias de varios ataques.
Una encuesta realizada para mi proyecto de investigación por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev (KIIS) en Ucrania, salvo Crimea, del 29 de abril al 11 de mayo muestra que la representación del separatismo en Donbas por el gobierno ucraniano, gobiernos occidentales y los medios de comunicación como un pequeño grupo de agentes de la inteligencia militar rusa y “terroristas”  o “rebeldes” locales sin apoyo popular en la región, y que , por tanto, puede ser fácilmente eliminado por la fuerza es infundada. La mayoría de los residentes de Donbas apoyaba diferentes formas de separatismo (54%). Esta encuesta confirma también que la falta de legitimidad del gobierno central en Donbas fue una razón clave para la escasísima participación en la elección presidencial el 25 de mayo. Cerca del 70% de los encuestados o no tenían planeado votar o no sabía a qué candidato apoyar.  Solo el 5% de los habitantes de las regiones de Donetsk y Lugansk tenían intención de votar por Petro Poroshenko, el ganador de las elecciones con el 555 del voto nacional.
Los resultados de la encuesta muestran también que las opiniones expresadas por el gobierno ruso y los medios de prensa sobre un apoyo amplio al separatismo en todo el este y sur de Ucrania son infundados. Crimea y el Donbas no representan todo el sureste, porque hay muchos más rusos étnicos y una historia de separatismo. Una minoría de residentes de las 3 regiones del este vecinas del Donbas (15%) y del sur (10%)  apoyan el separatismo. Los rusos étnicos, que se concentran sobre todo en el este y en el sur, están divididos sobre la cuestión del separatismo. Sobre el 44% de los rusos étnicos apoyan diferentes opciones separatistas, incluida la unión a Rusia (18%), mientras el 40% está a favor de mantener el actual sistema unitario, la mayoría con  más poder a las regiones. Entre los rusófonos, que incluyen a muchos ucranianos étnicos, el 24% está a favor de la secesión de Ucrania o una autonomía en una Ucrania federal.


Preferences concerning status of their region in regions of Ukraine.(Data: 2014 Katchanovski/KIIS Survey; Figure: Ivan Katchanovski)

Esta encuesta muestra que las actitudes separatistas no significan necesariamente una secesión y la formación de un estado independiente o la unión a otro estado, es decir, a Rusia. En Donbas, el 23% de los encuestados prefería la autonomía de su región en una Ucrania federal, comparado con el 8% que apoyaba la independencia o el 23% favorable a integrarse en Rusia. Muchos separatistas y el gobierno ruso en la época de la encuesta apoyaban el federalismo y la autonomía dentro de Ucrania, mientras que el gobierno de Ucrania rechazaba el federalismo y calificaba el separatismo como un crimen.
En su intento de solucionar el conflicto en Donbas, el gobierno ucraniano continúa insistiendo en la fuerza militar y en los batallones especiales de policía formados con partidos y organizaciones de extrema derecha, tales como el Sector Derecho y la Asamblea Nacional Socialista. Los separatistas también han rechazado participar en negociaciones por videoconferencia anunciadas por Alemania el 15 de julio. Sus formaciones armadas, basadas principalmente en las ciudades de Donetsk y Lugansk y localidades vecinas, incluyen varios miles de combatientes. La mayoría de los líderes separatistas y gente armada son de Donbas y, en menor número, de otras regiones de Ucrania, incluída Crimea. Una parte significativa de los líderes separatistas y  miembros de las formaciones armadas son nacionalistas rusos y otros voluntarios de Rusia. El gobierno ruso ha apoyado a los separatistas al permitir la entrada de armas y voluntarios por su frontera. Además, el gobierno ruso parece estar envuelto en el reclutamiento y entrenamiento de esos voluntarios, además de proporcionarles armas. La posibilidad de una intervención militar rusa en Ucrania oriental ha bajado significativamente desde marzo, pero aún  existe la posibilidad.
Lo que sucede en Ucrania no es solo una Guerra civil sino también un conflicto internacional entre los países occidentales, particularmente los Estados Unidos, y Rusia. Los gobiernos occidentales apoyan la “operación antiterrorista” en Donbas y muestran poco interés por investigar las matanzas previas en Donbas, Odesa y en el Maidan de Kiev. En contraste, el gobierno ruso apoyó a las fuerzas separatistas prorrusas en Ucrania con la anexión de Crimea, apoyando a los separatistas en Donbas y negando la probable actuación  de estos en el derribo del vuelo 17.
Algunos científicos políticos especializados en Ucrania avisaron  antes del comienzo del conflicto de las posibilidades de una guerra civil y la ruptura del país, pero esas conclusiones de expertos fueron desoídas. Ahora se ha producido una guerra civil u una ruptura de facto del país. Los intentos de resolver el conflicto de Donbas por la fuerza llevarán a aumentar las muertes de civiles, de militares ucranianos y de separatistas armados. Incluso una derrota militar de los separatistas es improbable que finalice el conflicto pues este refleja significativas divisiones regionales desde la independencia de Ucrania en 1991, incluso con una historia de separatismo en Crimea y Donbas. Y  la influencia militar, política y económica de  Rusia sobre Ucrania continuará.
El establecimiento de un acuerdo negociado con intermediación internacional, que incluiría investigaciones internacionales del derribo del avión de Malaysia Airlines y otros asesinatos masivos,  podría preservar a Donbas como parte de Ucrania. Un ejemplo de tal resolución pacífica de un conflicto armado entre separatistas y el gobierno central es el de Macedonia, en la antigua Yugoslavia. Un acuerdo negociado también puede parar la escalada de la guerra civil en Ucrania y el aumento del conflicto entre el oeste y Rusia. Pero es poco probable que se produzca tal resolución pacífica en Ucrania.