17 julio 2007

Reino Unido expulsa a cuatro diplomáticos rusos y provoca una crisis con Moscú sin precedentes

Ese es el titular en el grupo Vocento. La fotografía, de Putin con gorra del ejército, lleva un curioso pie de foto: "Putin sigue moviendo teclas hacia la Guerra Fría". Pues vale.

1 comentario:

Fernando dijo...

Parece cuanto menos curioso que el gobierno britanico no quiera extraditar, si no que incluso dé asilo politico, a gente como Berezovsky (singular personaje, ya que no solo lo quiere la justicia rusa si no que ademas lo persigue la brasileña y alega que es un complot ruso) y al líder checheno Akhmed Zakayev. Cuando las relaciones internacionales no son simétricas, el lado perjudicado puede tomar medidas unilaterales para intentar compensar el agravio y es justo que así lo haga.

Lo curioso del tema es el seguimiento que se hace del mismo en los medios de comunicación occidentales, que tan sólo presentan una de las caras de la noticia, culpando a Putin de inclinar la balanza de las relaciones Británico-Rusas a su favor. ¿Por qué extraño motivo intentan vilipendiar al presidente ruso? Yo tengo claro que este no es un santo, como sus contrapartidas occidentales, pero de ahí a hacerlo un demonio hay un abismo.

Por otro lado, me parece que el caso del asesinato de Litvinenko es un tanto particular, principalmente por la substancia utilizada para realizar el mismo. Habiendo como hay substancias no radioactivas que no dejan trazas en aviones a la policía, ¿por qué un ex-agente secreto se decide a usar Polonio, marcando el camino entre Londres y Moscús, como dándole pistas a la policía? Una persona con el entrenamiento de agente secreto debería conocer a la perfección cuales son las consecuencias de hacer esto y seguramente habría escogido otra substancia.

Hipótesis al margen, lo más claro es que los medios de comunicación occidental están usando el caso para un objetivo que no tengo muy claro cual es.