20 junio 2008

La clase media en Rusia

Publicado por el diario Trud el 04.06.2008. Recogido de la página del VTsIOM.

Durante los últimos 10 años la proporción de rusos pobres, a los que no les llega el dinero ni para comer, se ha reducido en 4 veces y ha bajado hasta el 7% de la población. El grupo más numeroso (51%) es el de aquellos que se pueden permitir comprar comida y ropa, pero aún no son capaces de comprar un televisor o un frigorífico.

Los sociologos del VtsIOM estudian la capacidad de compra de la población desde los años 90 y si compararmos los ingresos de los ciudadanos con los de finales de la década pasada se comprueba que es cierto que se vive mejor. Pero no con más alegrías. En 1998 sólo el 1% podía permitirse comprar un coche, apartamento, terreno. Este porcentaje sigue igual. Aunque en todos los demás grupos se han producido cambios sustanciales.

Una buena noticia: en los últimos 10 años ha crecido el grupo de los que están en disposición de alimentar y vestir a su familia. Una mala noticia: los éxitos de la mayoría acaban ahí. Apenas el 16% de los rusos pertenecen hoy día a la clase media, aunque el atributo “clásico” de la clase media, un coche, no esté al alcance de todos.

- Todo el asunto reside en una particularidad clave de nuestro comportamiento financiero, - aclaró a “Trud” el director general del VtsIOM, Valeri Fedorov. - Si la gente dice que les resulta difícil comprar un piso o un coche, no tienen la capacidad de comprarlo al contado. A pesar del desarrollo en los últimos años de mecanismos crediticios, los rusos no tienen aún la costumbre de vivir a crédito como, por ejemplo, los estadounidenses.

Los estadounidenses que ganan lo mismo que los rusos definen su capacidad de compra bastante más alta, en la capacidad de comprar un inmueble o un coche a crédito. Entre nososotros aún predomina la práctica de la acumulación: primero se reúne la cantidad necesaria y sólo después se va a comprar.

Basar este comportamiento totalmente en el “alma rusa” no es correcto. El hecho es que la cuarta parte de la población del país no pueda comprarse ropa nueva (es decir, se encuentre en el grupo de los pobres). Esto es más que lo que reflejan las cifras de la Agencia Estatal de Estadística. Recordemos que de acuerdo a su último informe, en comparación con abril del año pasado nuestros sueldos han crecido en un tercio y el crecimiento de los precios se ha doblado.

- Es evidente que la disminución del nivel de pobreza no lleva la velocidad que necesita el país, - dice Fedorov. - Uno de los grandes problemas es la inflación. En los últimos ocho meses ha vuelto a convertirse en la primera de las preocupaciones de la sociedad. Además, si antes los ciudadanos con ingresos tenían un buen instrumento para combatirla: el ahorro en dólares, ahora esta gente corre riesgos, porque el dólar cae y cada vez se puede comprar menos con él. La inflación se ha convertido en una amenaza frontal, que golpea a los pobres y a los ricos.

1 comentario:

Mario dijo...

Hola Iñaki,

Una noticia para que pongas en tu blog.

En resumen, aquellos jovenes, que disponen de ingresos muy altos (al menos 1500 euros por miembro de la unidad familiar en Moscú), desean emigrar.

http://news.mail.ru/society/1844985/