02 octubre 2009

Algunos mitos sobre la II guerra mundial


Anatoli Karlin publica en su blog Sublime Oblivion el siguiente texto sobre algunos mitos de la II guerra mundial.

MITO I: Los heroicos americanos y sus aliados británicos ganaron la II guerra mundial, mientras que la campaña rusa fue algo secundario.
REALIDAD: Aunque el programa de préstamo y arriendo y los bombardeos estratégicos fueron muy útiles, la realidad es que la gran mayoría de soldados y aviadores alemanes lucharon y murieron en el frente del este.
Rüdiger Overmans en Deutsche militärische Verluste im Zweiten Weltkrieg estima que desde la campaña polaca hasta finales de 1944, el 75-80% del personal de todas las fuerzas armadas alemanas murió o desapareció en combate en el frente del este. Según las investigaciones de Krivosheev, a lo largo de la guerra, la gran mayoría de las divisiones alemanas se concentraron contra la Unión soviética. En 1942, por ejemplo, había 250 luchando en el Este y 15 en África del Norte. En 1943 había 257 en el este y 26 en Italia. Incluso en 1944 había más de 200 en el este frente a 50 divisiones sin todas sus fuerzas en el oeste. Desde junio de 1941 hasta junio de 1944, 505 divisiones alemanas (607 incluyendo a sus aliados) y 77000 cazas fueron destruidos en el este, frente a 176 divisiones y 23000 cazas en el oeste. Las dos batallas fundamentales, Stalingrado y El Alamein difieren en una escala de un factor 10.

Prestamo y arriendo: Una línea de la vida a la Unión soviética en 1942-1943
No se trata de menospreciar a los soldados aliados que lucharon y murieron para liberar al mundo del nazismo. En particular, los marinos que por el programa de Préstamo y arriendo, con un alto riesgo por los ataques submarinos, transportaron alimentos, camiones y aviones a rusia, lo cual tuvo un papel crucial para evitar su colapso en 1941-1942. La contribución aliada a la victoria soviética, tras es fin de la guerra fría, ha sido reconocida de buena gana por los líderes actuales rusos como Vladimir Putin y por la historiografía contemporánea. El Museo memorial de la Gran Guerra Patria en Moscú tiene una sección dedicada al programa de préstamo y arriendo. La película “Peregon” (Transporte) sobre las mujeres pilotos que traían cazas norteamericanos desde Alaska a Chukotka durante la guerra ha sido un gran éxito en Rusia. No olvidemos que los bombarderos americanos y británicos atacaron masivamente el potencial industrial bélico de Alemania con un elevado coste de bajas, lo que acortó significativamente la guerra (en Alemania se les acusa de haber matado a 600.000 personas, pero no tuvieron problemas en llevar a cabo una guerra de exterminio en el este donde fueron responsables de decenas de millones de víctimas).

MITO II: Los rusos simplemente lanzaron millones de soldados sin armas frente a los cañones alemanes.
REALIDAD: La mayoría de los soldados alemanes murieron, fueron heridos o tomados prisioneros en el frente del este. El ratio de pérdidas soviético frente al eje fue de 1,3:1. La URSS superó a Alemania en la producción de todos los tipos de armamentos.
Según el meticuloso trabajo post-soviético de G.I. Krivosheev (Soviet Casualties and Combat Losses) el número total de hombres (y en el caso soviético cerca de un millón de mujeres) que pasaron por las fuerzas armadas de la URSS fue de 34.476.700 y por las alemanas de 21.107.000. De ellos los muertos o desaparecidos en combate, prisioneros de guerra, y otros muertos fueron 11.285.057 para la URSS, 6.231700 para Alemania, 6.923700 para Alemania y los territorios ocupados y 8.649500 para todas las fuerzas del Eje en el frente del este. Por tanto, el ratio de pérdidas Soviéticas/Eje fue de 1,3:1. Lejos de las “hordas asiáticas” de la imaginación nazi y rusofóbica (por cierto, frente a la creencia popular, los ejércitos mongoles siempre eran algo más pequeños que sus enemigos, conseguían la victoria debido a su mayor movilidad y coordinación, no por su número).
El problema es que durante la guerra fría la historiografía del oeste fue dominada por las memorias de Tippelskirch, que escribió en los años 50 sobre unos ratios soviético-alemanes de 7:1 y un ratio de pérdidas de 10:1. Esto se ha reproducido hasta los años 90 (incluso por “historiadores” populares como Anthony Beevor), aunque hay que hacer notar que gente más profesional como Richard Overy están pendientes de una nueva investigación. Hay que onotar también que el 28% y 57% de las pérdidas soviéticas lo fueron en 1941 y 1942 respectivamente (según Krivosheev), el periodo en que el ejército soviético estaba relativamente desorganizado e inmóvil, mientras que el balance de pérdidas alemanas es el contrario, concentrado principalmente en 1944-1945.
La idea de que había dos soldados por cada rifle en el ejército rojo, como lo muestra la antihistórica película de propaganda “Enemigo a las puertas”, es totalmente un producto de la imaginación occidental. De 1939 a 1945 la URSS superó a Alemania en la producción de aviones (en un factor de 1,3), tanques (1,7), cañones motorizados (2,2), artillería (3,2) y morteros (5,5). De hecho, el ejercito rojo estuvo mejor equipado que la Wehrmacht (fuentes: Richard Ovey, Why the Allies Won; Chris Chant, Small Arms).
MITO III: los alemanes lucharon con honor y dignidad en el frente del este, mientras que los rusos mataban a los prisionerso de guerra alemanes y saqueaban y violaban a las mujeres en Alemania.
REALIDAD: La Gran Guerra Patria fue una guerra total, más brutal que ninguna otra vista en el oeste por cualquier orden de magnitud. Los cientos de miles de civiles alemanes y prisioneros de guerra muertos a manos soviéticas, aunque trágicos, no son nada frente a los 15-20 millones de civiles soviéticos muertos y el ratio del 60% de prisioneros de guerra soviéticos muertos en los campos alemanes. Comparados con estas cifras, las del ejército rojo en el este de Alemania son pequeñas.
Uno de los mayores crímenes de guerra en Europa occidental fue la masacre de Oradour-sur-Glane, en donde fueron asesinados 642 civiles por un batallos de Waffen SS. En una sola región en el este, en Bielorrusia, con una población del 205 de la francesa, hubo el equivalente de más de 3000 Oradours. 2.230.000 personas fueron asesinadas en Bielorrusia durante los 3 años de la ocupación alemana, un cuarto de su población. Al menos 5.295 poblaciones bielorrusas fueron destruidas por los nazis y 600 pueblos como Khatyn fueron aniquilados con toda su población bajo la cubierta de operaciones contra partisanos.
La Academia de Ciencias de Rusia publicó un informe en 1995 sobre las víctimas en la URSS a manos alemanas que, incluyendo judíos, totalizaba 13,7 millones de muertos, el 20% de los 68 millones de habitantes de la parte ocupada de la URSS. Habría 3 millones adicionales muertos por hambre en la parte no ocupada.

Esto era parte de un plan nazi, el Generalplan Ost, que hablaba del exterminio de la intelligentsia eslava y de la mayoría de su población urbana, así como la esclavización o exilio a Siberia de sus campesinos. Confirmado por documentos internos y numerosas citas de portavoces nazis:
La guerra entre Alemania y Rusia no es una guerra entre dos estados o dos ejércitos, sino entre dos ideologías, el nacional socialismo y el bolchevismo. El soldado del ejército rojo debe ser mirado no como un soldado, en el sentido de la palabra que aplicamos a nuestros oponentes occidentales sino como un enemigo ideológico. Debe ser visto como el archienemigo del nacional socialismo y debe ser tratado en consecuencia. General Hermann Reinecke.
Debemos olvidarnos del principio de la camaradería de soldados. El comunista no ha sido ni será un camarada. Llevamos a cabo una lucha de aniquilación. Adolf Hitler.
3,3 millones de prisioneros de guerra soviéticos murieron en los campos de prisioners nazis, de un tatoal de 5,7 millones, la gran mayoría de ellos entre julio de 1941 y enero de 1942 (cuando los alemanes aún creían que vencerían rápidamente y por tanto no habría consecuencias para sus prisioners de guerra. El porcentaje de muertos del 60% se puede comparar con los 8.300 de 231.00 británicos y americanos que murieron (el 3,6%) en los campos nazis, o incluso con los 580.548 de 4.126.964 prisioneros del Eje que murieron en campos soviéticos (Krivosheev), que son alrededor del 15%. (La cuestión de cuántos prisioneros de guerra alemanes murieron en campos occidentales es ampliamente discutida hoy en día. Aunque seguían ostensiblemente las convenciones de Ginebra, y las cifras citadas son tipicamente bajas, de los 1000 combatientes estadounidenses veteranos que entrevistó Stephen Ambrose, un tercio de ellos dijo que habían visto a las tropas americanas matando prisioneros alemanes. El controvertido historiados James Bacque dice que el comandante supremo aliado Dwight Eisenhower causó deliberadamente la muerte de 790.000 cautivos alemanes en campos de internamiento mediante enfermedades, habre y frío entre 1944 y 1949 y que 250.000 murieron en campos franceses en condiciones similares, aunque muchos otros historiadores discuten esas cifras).
El Ejército Rojo tiene mala prensa por su comportamiento durante la invasión final de Prusia, en que se les describe como saqueadores borrachos y violadores. El consenso parece decir que aunque las órdenes formales estaban contra tales actividades, en la práctica se miraba para otra parte ante tales hechos. Aunque los hechos son trágicos, no merecen la centralidad que le ofrecen muchos seudohistoriadores anticomunistas (o a veces simplemente rusófobos).
Consideremos lo que un soldado típico del ejército rojo había experimentado antes de llegar a Berlín: años de lucha brutal con un gran riesgo de muerte o de ser herido en cualquier momento; las historias de los prisioneros de guerra rusos asesinados, la vista de miles de pueblos quemados, mujeres, nichos y viejos masacrados en Rusia Occidental, Bielorrusia, Ucrania y Polonia, los campos de la muerte de Auschwitz y Treblinka; y finalmente el relativo lujo en que aún vivían los ciudadanos alemanes (los cuales, no lo olvidemos, eligieron democráticamente a Hitler y que salvo unas pocas honorables excepciones como el movimiento de la Rosa Blanca o alguna iglesia, habían aceptado pasiva o entusiásticamente el nazismo).
Se trataba, en palabras de los propios líderes nazis, de una guerra de exterminio. Puesto contra las atrocidades alemanas en el este o incluso las frecuentes limpiezas étnicas de millones de alemanes en países como Polonia o Checoeslovaquia, es un error dar tal centralidad al asalto de Berlín.
Un mito más. Muchos historiadores alegan que los soviéticos enviaron a todos sus prisioneros de guerra que volvieron al GULAG. En realidad, de acuerdo con Krivosheev, 233.400 fueron encontrados culpables de colaboración con el enemigo y enviados al GULAG de un total de 1.836.562 soldados soviéticos que volvieron de la cautividad.
MITO IV: El curso principal de la descripción occidental del frente del este durante la II guerra mundial estaba realizado por historiadores académicos y es en lo fundamental objetivo y correcto.
REALIDAD: Las exigencias de la guerra fría, unidad con el tradicional anticomunismo estadounidense llevaron a que muchos americanos simpatizaran con la descripción alemanea de la guerra. En particular los oficiales de la Wehrmacht hablaban y escribían sobre el ejército alemán como no cómplice de los crímenes de guerra nazis para unir a la Alemania Occidental (y sus propias carreras) a la Alianza Occidental en terminos de igualdad. Las complicidades y compromisos del ejército en el genocidio del este fueron disfrazados con una imagen kitsch del soldado alemán como un patriota que defendía la familia y la patria de las hordas bolcheviques. El ejército y los políticos estadounidenses lo aceptaron porque se enfrentaban a una lucha ideológica y a una posible tercera guerra mundial en Europa contra la Unión Soviética. Aunque hay trabajos académicos occidentales serios y razonablemente objetivos sobre el frente del este, la cultura popular sigue dominada por las memorias de alemanes y romanticismos ahistóricos.
He sido escéptico durante mucho tiempo sobre la forma en que los rusos eran retratados en las descripciones de la II guerra mundial. Son embargo algunos (generalmente recientes) trabajos muestran empatía y aprecio por las capacidades de combate del ejército rojo (p.ej. Chris Bellamy). Pero la mayoría ponen énfasis en la parte alemana del conflicto. Lo habitual suele ser la admiración por la supuesta brillanted de los generales alemanes como von Manstein y Guderian, que habrían vencido de no ser por la interferencia de Hitler. La referencia constante a la supuesta superioridad numérica y el desprecio por las bajas de los soviéticos; en énfasis en los crímenes de guerra “rusos” (las ofensiva, etc suelen ser sin embargo “soviéticas”) mientras que los crímenes de guerra alemanes se atribuyen a los “nazis”, centrándolos a menudo en grupos como los Einsatzgruppen o las SS, evitando hablar de la complicidad del ejército regular en los crímenes de guerra
Gracias a Dios, dos autores, Ronald Smelser y Edgard J. Davies han escrito recientemente un libro, EL mito del frente del este: la guerra nazi-soviética en la cultura popular, que coteja y confirma con autoridad las fuertes sospecha sobre la falta de objetividad de la historiografía popular occidental en el tema de una manera accesible y bien narrada. La mayor parte de lo que sigue está tomado directamente del libro, en orden cronológico.
1) profunda ambivalencia. Antes de la II guera mundial muchos estadounidenses tenían actitudes profundamente ambivalentes hacia la Unión Soviética. Aunque los bloggers suelen considerar la dicotomía rusofilia-rusofobia en términos contemporáneso, esta división era igual de clara y relevante en los años 30. John Scout en Behind the Urals (aunque era considerado un apologista soviético por algunos, de hecho es objetivo y certero, no un propagandista soviético) escribe: “Al hablar con gente en Francia y en América quedé impresionado por el interés en la Unión Soviética y por la desinformación tan extendida sobre Rusia y todo lo ruso. Todo aquel que encuentro es testarudo. Los comunistas y sus simpatizantes apoyan a Rusia como una panacea… Otra gente creía las historias de Eugene Lyons y no concedía la posibilidad de que Rusia hubiera producido nada durante los últimos años salvo caos, sufrimiento y desorden. No daban valor a los éxitos industriales y materiales de los rusos. Cualquier economista sería capaz de ver que triplicar la producción de acero en una decada era un gran logro y tendría necesariamente reflejo en el balance económico, y por tanto militar, de Europa”. Así que ya había (¿Cómo hoy?) un fleco de rusofilia/comunismo, un notable bloque anticomunista y una mayoría que era mayoritariamente apática pero en conjunto desaprobador.
2) Guerra y amistad. Las exigencias de la guerra contra un enemigo común, la Alemania nazi, requería una rehabilitación de la Unión Soviética a los ojos americanos. En contraste con los “campesinos sucios, ignorantes y embrutecidos de la mitología nazi” y los estereotipos tradicionales de los rusos como “ineptos y estúpidos”, los americanos comenzaron a enfatizar la escala de modernización industrial de la Unión Soviética, su creciente religiosidad (ayudados por la rehabilitación de la iglesia por Stalin) y su valor de la familia – según Life magazine, los rusos “se parecen ahora a los americanos, se visten y piensan como americanos”: El ejército rojo era alabado por su creciente competencia técnica y operacional, y sus soldados presentados como gente ordinaria decente que defendía a su familia y la madre patria de la depredación nazi, que no quería morir pero que no tenía miedo de ello (ver el documental de Frank Capra Why We Fight: The Battle for Russia, filmado en 1943 como un ejemplo excelente de este género). Los americanos construyeron “puentes” hacia los trabajadores soviéticos, tales como escribir cartas a gente con trabajos similares u organizar acciones humanitarias tales como proveer de alimentos a los rusos.
Según la guerra se acercaba a su final, incluso la población de los USA, que había sufrido relativamente pocas bajas y cuyo territorio no había sido tocado, clamaba por venganza. Algunos planes (como el plan Morgenthau) pretendían la desindustrialización forzada de Alemania y su fragmentación en varios estados desmilitarizados.Según dijo James Bacque, partes de ese plan fueron llevados a cabo después de 1945, pero se abandonaron gradualmente a finales de los 40, cuando los Estados Unidos se dieron cuenta que que necesitaban una Alemania fuerte durante la guerra fría.
3) Inversión de la historia durante la guerra fría .Apoyado en la tradicional ambivalencia hacia el bolchevismo y los eslavos en general, la memoria de la amistad con Rusia se congeló durante la guerra fría, para ser sustituída por una versión proalemana, en la que se recalcaban las atrocidades rusas, el heroísmo alemán e incluso su sacrificio sobrehumano para defender la cultura occidental de las hordas orientales. A partir de los años 50 los estadounidenses se hicieron muy receptivos al punto de vista alemán sobre el conflicto (elaborado por oficiales alemanes que querían rehabilitar a la Wehrmacht de la complicidad en crímenes de guerra así como fortalecer al Bundeswerhr y a la alianza occidental en general). Veían al soldado alemán como un simple patriota de una causa perdida romántica de defensa de la familia, la iglesia y la madre patria contra la tiranía roja. Aunque la perspectiva de una guerra terrestre con Rusia ha desaparecido hace tiempo, este romanticismo mantiene su fuerza, poco afectado por las investigaciones académicas que a partir de los años 70 han cuestionado el mito de la “Wehrmacht limpia” y por la apertura de los archivos soviéticos y las memorias personales de los años 90.
Sin embargo gran parte de esto era simplemente falso. Ya en noviembre de 1942 la URSS preparó una comisión extraordinariapara examinar los crímenes de guerra, con juicios en en Jarkov y Krasnodar. La complicidad de los generales alemanes en las atrocidades apareció en los juicios de Nuremberg, en los cuales se condenó a muerte a los generales Keitel y Jold por planear guerras de agresión y participar en crímenes contra la humanidad, incriminados por sus firmas en documentos como la Orden Commissar (ejecución inmediata de todos los comisarios militares comunistas), la orden jurisdiccional (suspensión de las leyes tradicionales militares para la conducta apropiada de las tropas en el frente del este), la orden de rehenes (que permitía matar a 50-100 rehenes por cada soldado alemán muerto por los partisanos soviéticos), la orden de noche y humo (que permitía la desaparición de elementos indeseables en los territorios ocupados) y la orden Commando (ejecución inmediata de todos los comandos capturados tras las líneas alemanas).
Según Rode, mayor-general de las Waffen-SS, “los comandantes militares conocían en profundidad las misiones y los métodos operacionales de estas unidades. Aprobaban dichas misiones y métodos operacionales ya que, aparentemente, nunca se opusieron a ellos”, y admitió que quedaba claro para él que “la guerra contra los partisanos se fue transformando gradualmente en una excusa para la aniquilación sistemática de los judíos y eslavos”. Para el fiscal estadounidense Rapp, que dirigió los juicios del personal militar alemán, una preocupación clave fue que la “prevención de leyendas” sobre la no-complicidad de los militares alemanes en crímenes de guerra para que no pudiesen mantener su reputación, como tras la I guerra mundial, de “caballeros con clase, viejos y educados”. Ironicamente eso es lo que sucedió en los años 50.
Muchos americanos encontraban difícil racionalizar las atrocidades alemanas. Los GIs que liberaron Europa Occidental fueron reemplazados por nuevos soldados que no habían luchado contra los alemanes, a los que les gustaba la hospitalidad alemana y con los que se fueron muchas novias de guerra a América. Muchos soldados de las fuerzas de ocupación mantenían la inocencia de los alemanes e incluso acusaban a sus superiores de propaganda antialemana. Esto se plantó en profundas actitudes americanas muy comunes a otras zonas de occidente, de antisemitismo, antieslavismo y prejuicios culturales contra el este en general. Los alemanes con su iglesia, familas y similar cultura material parecían mejores que los rusos, que eran percibidos como arrogantes y crueles en comparación con los nuevamente serviles alemanes. Los alemanes reforzaron estas percepciones con historias de rusos crueles y bestiales depredadores sexuales. Las políticas de interacción con civiles alemanes se relajaron gradualmente en los USA, mientras en la zona de ocupación soviética fueron más severas a partir de 1947 en que los soldados del ejército rojo en Alemania Oriental quedaron confinados en sus barracones.
Con el crecimiento de la guerra fría, primero con el bloqueo de Berlín y después con la guerra de Corea, los estadounidenses se dieron cuenta de que necesitaban a los alemanes, no como esclavos o clientes sino como amigos. De la misma manera, los antiguos oficiales de la Wehrmacht querían salvar sus carreras, continuar la buena lucha contra el bolchevismo para preservar la civilización occidental y salvar la reputación del cuerpo de oficiales alemanes. Bajo auspicios americanos comenzaron a reescribir la historia con estos tres objetivos fundamentales:
1) Establecer el mito de una “causa perdida” del ejército aleman, honorable y muy competente, que sirvió a la madre patria, no al Führer.
2) Aconsejar a la alianza occidental sobre cómo vencer en una guerra terrestre con la URSS y
3) Deshumanizar a los rusos en base al interés de la solidaridad de la guerra fría.
Este proceso se puede ilustrar con la historia de Franz Halder, un general alemán que llegó a ser el jefe de la Sección de historia operacional, un proyecto que reunión unos 2500 manuscritos de 700 antiguos oficiales de la Wehrmacht, que fueron editados para cumplir los 3 objetivos anteriores. En su trabajo de 1949 Hitler als Feldherr, Halder mantuvo los siguientes puntos:
a) No apoyó la guerra contra la URSS
b) no elaboró planes para un ataque contra la URSS hasta que Hitler se lo ordenó
c) ignoraba la naturaleza racial de la guerra como la preveía Hitler
e) no participó en el genocidio de civiles y prisioneros de guerra
f) era escéptico sobre las ideas de Hitler de una victoria fácil y rápida. Ya en sus diarios personales lo decía.
Con Hitler o sin Hitler, Alemania era una potencia expansionista en la primera mitad del siglo XX
Hay que recordar que el ejército alemán había estado pensando en su expansión y hegemonía mundial desde al menos la mitad de la I guerra mundial. El “Gran Plan” de 1925-1925 llamaba a la hegemonía en Europa, aunque no estaba todavía basado en términos explícitamente raciales. El Gran Plan fue resucitado tras la crisis de los sudetes en 1938.
Un plan menos racial para crear un gran imperio alemán en Mitteleuropa, el vasto territorio entre el Cáucaso y Polonia, que incluye Ucrania y los países bálticos, data de 1917 y fue el tema del controvertido libro del historiador alemán Fritz Fischer book Griff Nach Der Weltmacht. La publicación del libro de Fischer a finales de los años 60 (una era en que muchos alemanes miraban a su historia en colores más oscuros) permitió que muchos alemanes lamentasen que incluso sus abuelos y el régimen del kaiser Guillermo que les había dirigido a la I guerra mundial ya no podían seguir viéndose como honorables.
Aunque el régimen del kaiser no era genocida en sus objetivos económicos y geopolíticos, el segundo reich tenía más en común con el tercer reich de lo que muchos alemanes de después de la II guerra mundial querrían admitir. La tesis de Fischer, si fuese más influyente, negaría a los alemanes de postguerra la posibilidad de cargar toda la responsabilidad de la segunda guerra mundial en el tratado de Versalles. Incluso si Adolfo Hitler hubiera muerto en las trincheras en Francia en 1915, la segunda guerra mundial habría sucedido de todas formas, aunque bajo circunstancias diferentes.
Los generales nazis planearon con entusiasmo una guerra genocida en el este
b) tras la caída de Francia en mayo de 1940, Hitler estaba considerando una desmovilización a gran escala, pero Halder quería una guerra con la URSS y preparó un borrador de la “operación Otto”, precursora de Barbarossa, por su propia iniciativa en junio de 1940.
c) en febrero de 1941, Halder vió que un ataque soviético era “completamente improbable” (esto contradice la tesis del controvertido historiador ruso Suvorov en su libro “Icebreaker”, de que Stalin estaba preparando un ataque a su aliado nazi y los alemanes lanzaron un ataque preventivo).
d) Bajo el sugerente título de “Labores coloniales” escribió en su diario: “debemos olvidar el concepto de camaradería entre soldados. Un camarada no es un amigo antes o después de la batalla. Esta es una guerra de exterminio. Si no entendemos esto, podremos vencer al enemigo, pero dentro de 30 años tendermos que luchar de nuevo contra el comunismo. Esta guerra será muy diferente de la guerra en el oeste. En el este, dureza ahora significa benevolencia en el futuro. Los comandantes deberán realizar el sacrificio de vencer a sus escrúpulos morales”. En el margen añadió: “incluirlo en la orden del alto mando”).
e) La realidad de la guerra en el este se hizo clara después de la invasión de Polonia, cuando las SS y la Policía de Seguridad comenzaron a asesinar a la inteligentsia polaca. Aunque muchos oficiales alemanes expresaron reservas, no eran cercanos a Jaler o von Brauschitsch. Más tarde, entregó responsabilidades para mantener el orden en el frente y la retaguardia a los comandantes de Einnstzgruppen, y conoció y fue indiferente a las muertes de los prisioneros de guerra soviéticos. Su propio staff elaboró las mencionadas anteriormente Commissar Order y Jurisdictional Order. En efecto, el alto mando del ejército alemán llevó a efecto las ideas nazis. Aunque algunos oficiales como Hassell objetaron, la gran mayoría siguió a sus generales.
Puedes decir que te estás condenando a ti mismo si das una fuerte impresión de duplicidad engañosa porque siempre retratas a Hitler por su lado bueno. El fürher presumiblemente compartía esa impresión – sobornó a sus generales doblándoles en secreto su sueldo, condicionadamente a su lealtad y obediencia. Aunque sea un factor atenuante el que Halder fuese arrestado por sospechas de estar envuelto en el complot de la bomba de 1944 contra Hitler, es de observar que sus habitaciones y provisiones estaban bastante bien (ciertamente no las raciones de los campos de la muerte) y fue solo en enero de 1945 que fue formalmente expulsado del ejército.
Como cualquiera que haya seguido el debate entre los historiadores por la reciente película de Tom Cruise Valkiria es consciente de que algunos de los oficiales que participaron en el complot de 1944 para matar a Hitler eran miembros de las SS y no estaban motivados por acabar con las atrocidades nazis contra inocentes sino que deseaban obtener un trato más benévolo de los aliados occidentales que el que esperaban obtener de los soviéticos. El verdadero heroísmo del coronel Von Stauffenberg e el deseo del Bundeswehr de presentar un modelo de patriotismo para los oficiales alemanes ha ensombrecido este triste hecho durante muchos años.
En el caso de Halder, con oportunismo estaba jugando sus bazas porque para entonces la guerra ya estaba perdida tanto en el este como en el oeste. De acuerdo con Smelser/Davies, “Franz Halder personifica mejor que cualquier otro oficial alemán la dramática diferencia entre el mito y la realidad tal como emergió de la segunda guerra mundial, particularmente con la mirada dirigida a la guerra en el este”.
Las carreras de posguerra de los generales nazis y su obsequiosidad con los aliados occidentales
Aunque estaba bajo sospecha de ser un criminal de guerra, Halder fue liberado por los aliados en 1947. Se reconcilió con el ejército norteamericano y le hicieron jefe de la Sección de historia operacional de Alemania en verano de 1948, el proyecto antes mencionado para reescribir la historia y rehabilitar a la Wehrmacht y unir a Alemania a la alianza occidental (sin mencionar el rescate de las carreras de muchos antiguos oficiales de la Wehrmacht). En octubre de 1948 fue juzgado por un tribunal alemán de desnazificación y fue absuelto. La acusación se basó en sus diarios de guerra que le incriminaban y pidió un nuevo juicio, pero para entonces los americanos lo habían tomado bajo su protección, diciendo que les era indispensable. El tribunal fue obligado a retirar todos los cargos en 1950.
Como director del proyecto solicitó y obtuvo 2500 manuscritos de 700 antiguos oficiales de la Wehrmacht, una mezcla de oficiales de Bunderwehr, veteranos y sospechosos de crímenes de guerra. Muchos de ellos trasladan la mitología nazi sobre los rusos a la audiencia americana, el propio Halder escribió: “la insensata y frecuente crueldad se encuentra mezclada con la adhesión, fidelidad y buena naturaleza bajo un trato correcto (presumiblemente alemán?)”; muchos eran peores, citando la supuesta naturaleza bestial, cruel, instintiva y primitiva del soldado del ejército rojo (aunque luego lo alaban por su valor). La parte más importante del proyecto, sin embargo, era enseñar cómo se podía ganar, o al menos no perder, una guerra terrestre contra la Unión Soviética.
Los oficiales alemanes criticaban los planes americanos de montar una línea de defensa en el Rin, y la implícita amenaza de usar armas nucleares tácticas para parar el avance soviético sobre suelo alemán, en vez de llevar a cabo una “defensa móvil”, concepto desarrolado por von Manstein en 1943-44. También recalcaron la importancia de la educación militar, basándose en sus éxitos militares de 1941-45.
La influencia sobre los generales aliados y la cultura popular
Con tal cantidad de información valiosa y material de propaganda, los estadounidenses dieron a los antiguos oficiales de la Wehrmacht la posibilidad de limpiar sus carreras y borrar sus registros de guerra. Eisenhower cambió completamente y de escritos como el “El alemán es una bestia” a su esposa en 1944, a disculpar a los oficiales de la Wehrmacht por la difamación, diciendo a principios de los 50 que “No creo que el soldado alemán como tal haya perdido su honor”: El general matthew Ridgeway solicitaba el perdón para los crímenes de guerra cometidos en el frente del este (¡solamente!), con la curiosa justificación de que el había dado en Corea las mismas órdenes por las que los generales alemanes estaban encarcelados. Y aunque el pánico rojo había pasado a mediados de los 50, para entonces ya había arraigado el mito de la “causa perdida”, los patriotas alemanes luchando por su familia y su patria contra las hordas bolcheviques.
Los oficiales alemanes establecieron contactos con los estadounidenses. Los generales alemanes, apuestos, ancianos, educanos, caballeros como Guderian o von Manstein (los cuales conocían con antelación los planes de Hitler para los pueblos soviéticos) publicaron sus memorias. Desde los años 70 fueron completados con narraciones populares del frente del este por parte de soldados alemanes ordinarios, que mostraban su lado humano. Las reconstrucciones se hicieron populares, en ellas los entusiastas combinaban una atención meticulosa a los detalles históricos tales commo uniformes y rangos con una mínima atención a colocar a sus héroes en el contexto histórico de la complicidad de la Wehrmacht en los crímenes nazis.
Aunque los historiadores académicos desde los años 70 se oponen cada vez más a esta narrativa, la cultura popular no se ve afectada, se encuentra prisionera desde hace tiempo de las imágenes de los bombarderos en picado Stuka o los tanques Tigre y los escritos de los generales alemanes. Sólo en los últimos 10 años, con la popularización de estos trabajos académicos, y con la apertura de los archivos soviéticos y los relatos desde el lado ruso, se ha añadido una gran perspectiva de visión. Como lo prueban los mitos anteriores, aún hay un gran trabajo que hacer, exponiendo la visión distorsionada de la guerra que tiene el gran público.
Para acabar con una idea, hay muchos relatos y memorias de la guerra desde el lado ruso, pero pocos de ellos han sido traducidos. Esto es inaceptable y debería cambiarse. ¿Sugerencias?

64 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola.

No sé si te has dado cuenta pero el siguiente post no se vé:

http://salsarusa.blogspot.com/2009/08/encuesta-los-rusos-y-la-segunda-guerra.html

saludos

Iñaki dijo...

Es cierto, intentaré arreglarlo en cuanto tenga tiempo. Gracias por el aviso,

jozko dijo...

Muy buena entrada

después de las barbaridades sobre Rusia y la URSS que ha habido que escuchar las últimas semanas en la prensa por el tema de la Segunda Guerra mundial, se agradece.

Un saludo

jozko dijo...

Por cierto, yo si veo la entrada que comenta Anónimo, no sé si es que la has arreglado ya, o el problema es otro.

Carlos dijo...

Es muy interesante todo lo que dice Karlin sobre los mitos de la II guerra mundial. Aquí en Rusia todas estas cuestiones están claras para el ciudadano medio. El papel de la Unión Soviética fue decisivo para ganar la II guerra mundial. Sin embargo, en cuanto entras en la esfera cultural de habla inglesa parece que te hablan de otra guerra. Ningún país padeció tanto esta guerra ni se involucró tanto como la Unión Soviética, pero los americanos erre que erre. Como tantas cosas que se leen por ahí (y que luego son repetidas por los medios de medio mundo, incluida España)... Todavía ocurre con los acontecimientos de la Rusia actual...

Moises.G dijo...

Sublime amigo.. Me ha encantado.. Es un texto genial. Me apasiona este tema y has sabido hacer un resumen magnifico de casi todo. Me han llamado mucho la atención los porcentajes de muertes y soldados... Eso jamás aparecerá en una pelicula producida en EEUU verdad? En fin.. Nos conformaremos con nuestros amados libros :D jeje. Saludos amigo.

PD: pasate por aqui: http://moisesg-blog.blogspot.com/2010/01/pues-hoy-he-decidido-escribir-un-poco.html a ver que te parece ;)

ana dijo...

Gran valor tuvo el frente del Este por eso con PABLO NERUDA ,al hecho que marcò el comienzo de la contraofensiva en Nuevo Canto de Amor a Stalingrado:
"Honor al combatiene de la bruma,
honor al comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de STALINGRADO"

montefusco dijo...

No estoy de acuerdo con el Mito I: no he encontrado ningún libro de la segunda guerra mundial (y como aficionado he leído más de unos pocos) que se refiera al frente del Este como "secundario" ni que insinúe que fueron los angloestadounidenses los principales vencedores. Todos coinciden en que la principal batalla terrestre tuvo lugar en el frente del Este, que el punto decisivo estuvo allí, sea en Stalingrado o en Kursk (en eso no hay consenso), se refieren al traslado soviético de su industria belica hacia el E de los Urales como una gran hazaña, consideran a las campañas en el mediterráneo como frentes secundarios y aceptan que en el día D el espinazo de la maquinaria belica alemana ya estaba quebrado. Quizás alguna historia escrita en los '50s o 60s en el fervor de la guerra fría subestimó el frente oriental pero no creo que eso haya sido una constante. Es lógico que las historias escritas por anglosajones les den un espacio excesivo a los frentes en que combatieron sus tropas, por la tendencia natural a contar que hicieron "nuestros muchachos" pero de ahí a afirmar que se considera al frente oriental como "secundario" hay mucha distancia.
Lo mismo para el Mito II: todas las historias reconocen los grandes volúmenes de la producción industrial sovietica, no sé habla de "oleadas humanas" sino de "oleadas acorazadas" y de las enormes concentraciones de fuego artillero con que los soviéticos precedían sus ofensivas. Y en casos como Bagration o Uranus (la ofensiva en la q se cercó al 6o E alemán en Stalingrado) de forma general se reconoce la destreza de los militares soviéticos en el manejo de la guerra móvil. Incluso desde el punto de vista de la guerra fría no era funcional a la propaganda hablar de la URSS como un país atrasado sino como una avanzada potencia militar (a expensas del nivel de vida de la población civil) capaz de arrasr la Europa Occidental con sus oleadas de acero. Y también se reconoce la calidad del armamento soviético, quizás algo más rudimentario pero igual o más efectivo, es un consenso casi generalizado que el T-34 fue el mejor carro de combate del conflicto, el armamento de fabricación occidental tuvo un desempeño bastante mediocre con excepciones (como el caza P-39) y si bien los camiones, las materias primas y otras contribuciones de la Ley de P&A fueron importantes pero no decisivos.
Lo que me lleva al mito IV: si hubo una versión de la historia difundidora de mitos y verdades a medias o incluso mentiras descardas, fue la versión soviética, despreciando cualquier aporte de los aliados occidentales, desestimando las entregas de material occidental como deliberadamente tardías e insuficientes, refiriendose al desembarco en Normandía como una invasión "a la hora de los postres" negándole cualquier contribución a las operacione en el Mediterráneo, acusando a los aliados de negociar secretamente con el Eje y de retrasar el segundo frente esperando el debilitamiento de la URSS, y un largo etc. Entonces si a veces en la historia escrita en occidente se sobreestima el papel anglosajón, ha sido en muchos casos como contrapeso a las exageraciones de la historia oficial soviética.

Así que no estoy de acuerdo con que ahora los rusos jueguen a los "incomprendidos". El verdadero mito es que se afirme la existencia de los supestos mitos que realmente no se han difundido tanto.

Alejandro dijo...

Me dejas completmente sorprendido con esas afirmaciones, Montefusco, ¿qué historias de la SGM has leído? ¿Puedes enumerar cuántas de ellas han sido escritas por soviéticos o rusos? Porque afirmas que han sido ellos los que han creado mitos, cuando aquí no ha llegado prácticamente nada ni de su producción documental ni de la cinematográfica: y ahora que gracias a la red la encuentras (no vas a verla en TVE, no) de la ayuda aliada se habla en "Liberación", "La balada del soldado", "Los torpederos", "Peregon", etc. ¿No ves la televisión? Aún es frecuente escuchar cómo en un telediario se habla de que la Batalla de Normandía cambió el curso de la guerra, y cualquiera que recuerde los años 90 y los fastos para celebrar dicho desembarco, recordará también el menosprecio con que se trató a los soviéticos. En la Historia de la SGM de Cartier se les trata poco menos que como una horda ("escitas", llega a decir), en el "Stalingrado" de Craig los carros rusos caen como moscas frente a los blindados alemanes, y en el libro sobre el Frente del este de Libsa se describe a su infantería cargando en masa y borracha contra las posiciones alemanas. Tres libros, tres épocas, los mismos tópicos. Que la mayor parte de los historiadores ha reconocido la importancia del frente del este es cierto (¡como para negarla!), incluso los que acabo de citar, pero también lo es que la cultura popular sobre la SGM ha sido cincelada más por la prensa, la TV y, sobre todo, el cine, y ahí hay mitos para dar y tomar.
Si a estas altura todavía hay gente que dice que las bombas atómicas se lanzaron para ahorrar vidas humanas...
Saludos.

Undry dijo...

En el mito II hace exactamente lo mismo que hacen los historiadores occidentales para poner mal a los soviéticos: falsear las bajas a su favor.

Por ejemplo, en Occidente es fácil ver que el resultado de la batalla de Kursk eran 56.000 alemanes muertos por 800.000 rusos, cosa que era falsa, ya que por un lado sólo suma a los alemanes muertos en Kursk (no cuenta heridos o prisioneros) y en el otro mezcla a muertos y heridos en Kursk, Orel y Jarkov. Creo que los muertos soviéticos en Krusk andan por 80.000, más que los alemanes, pero 10 veces menos de lo que se quiere hacer creer.

Aquí compara a los 11 millones y pico de soldados soviéticos muertos con unos 6,2 millones de alemanes muertos y prisioneros (en la cifra soviética no mete a los prisioneros liberados) Teniendo en cuenta que la mortalidad de presos alemanes (salvo en la batalla de Stalingrado dónde estaban muy deteriorados al rendirse) es muy inferior a la cifra de prisioneros soviéticos muertos en cautividad (en torno al 60%) el ratio debería ser alrededor de 1:3 (3 millones y pico contra 11 y pico)

Alejandro dijo...

Hola Undry.

Si repasas el texto verás que no hay trampa: habla de "muertos, prisioneros de guerra y desparecidos en combate" en ambos casos, tanto en el soviético como en el alemán. Luego está la otra parte de la trampa, que aclara en el total de cifras. Frecuentemente cuando se habla de los alemanes sólo se dan sus cifras de bajas, eliminando de la cuenta a fineses, húngaros, rumanos o italianos. Piensa que en Stalingrado apenas un tercio de las 800000 bajas del Eje eran alemanes, el resto, por cientos de miles, húngaros, rumanos e italianos. Por eso da las cifras diferenciadas para alemanes y fuerzas conjuntas del Eje.

Así que el texto no contiene ninguna imprecisión en ese apartado.

Un cordial saludo.

Undry dijo...

Hola Alejandro

Tengo precisamente el libro de Krivosheev delante. En la página 278 de su versión inglesa aparecen los 8.649.500 muertos y prisioneros. 6,9 millones se corresponden con alemanes y 1,7 con aliados, pero de esa cifra, 3.150.000 aproximadamente son prisioneros, de los que fallecen 550.000, con lo que las bajas en el eje son unos 6 millones (contando todo los países menos Japón)

Ese mismo autor, da como bajas del ER 11,44 millones, sin contar a los que volvieron del cautiverio (en % muchísimos menos que los del eje)

6 vs 11,4. Es casi un 1:2 contando a todo el eje (por cierto, los fanáticos del eje nunca cuentan las bajas de sus aliados)

Saludos

Alejandro dijo...

Hola Undry.

El problema es el manejo que das a los términos, por eso te explicaba que en el texto no hay ningún error: una baja es un muerto, pero también un herido grave, un prisionero de guerra o un desparecido en combate. Por tanto el cómputo de bajas es correcto, hablamos de pérdidas en conflicto, no de fallecidos. Ni todos los fallecidos son bajas (por ejemplo, los civiles) ni todas las bajas son fallecidos (para un prisionero de guerra el conflicto ha terminado salvo que se fugue o cambie de bando), y el ratio 1:1,3 es sobre ese criterio y no sobre el de "muertes".

Si se contrastaran muertes, entonces se tendrían que sumar los civiles alemanes, italianos, etc muertos durante la invasión de sus respectivas naciones, y hacer otro tanto con los civiles soviéticos, polacos, etc en las fases iniciales de la guerra. ¡Y desde luego que entonces el Eje ganaría por goleada!

Por último, ten en cuenta que los alemanes contabilizaban como prisioneros de guerra a todos los varones soviéticos en edad militar, con independencia de que lo fueran o no (método parchís, "me como una y cuento veinte").

¡Un saludo!

Undry dijo...

Efectivamente Alejandro, si nos atenemos a lo que es estrictamente una baja (un combatiente con el que ya no se cuenta) la cifra es equivalente, aunque si nos metemos en cifras humanas la cosa cambia.

Por un lado, nos encontramos que el genocidio contra el pueblo soviético dobla al genocidio judío (que de pequeño tiene poco) y el peaje que pagan los civiles polacos tampoco es moco de pavo.

De hecho, me he permitido escribir un poco al respecto en un cutreblog que estoy haciendo poco a poco.

http://calderodemurias.blogspot.com/2010/05/mitos-de-la-sgm-las-bajas-sovieticas.html

Un saludo

Alejandro dijo...

Hola Undry.

Exacto, el genocidio contra los soviéticos no es parangonable a ningún otro de ese conflicto (salvo tal vez al padecido por los chinos a manos de los japoneses). Muchas gracias por dejar ese enlace, a ver si mañana le puedo echar un vistazo con más detalle. :)

Undry dijo...

Hola Alejandro.

Por cifras el número de víctimas civiles soviéticas es superior, pero si nos atenemos a la escala temporal, vemos que los alemanes cometen ese genocidio en menos de 3 años (junio 1941-1944)mientras que los japoneses están 10 años en China.

Saludos

Andres dijo...

Hola!
Felicitaciones por el lbog, esta muy bien!
Saludos desde argentina!

Anónimo dijo...

Lo que más me ha gustado ha sido lo de justificar que los rusos violaban porque la guerra es dura... sí señor! Y los alemanes mataban judíos porque estaban en crisis... no te digo... He visto un documental con mujeres alemanas que sobrevivieron esa época y la violación de mujeres en grupo era noche tras noche, y al final del reportaje salía un oficial ruso jactándose de que en Alemania habían nacido 2.000.000 de niños rusos después de la guerra!!!

Anónimo dijo...

No a dicho porque la guerra es dura si no porque en su tierra los nazis hicieron cabronadas a mayor escala y el pueblo de alemania los voto. Esta hablando de resarcirse, venganza o como lo quieras llamar . Y aunque no sea un hecho digno de admirar es comprensible

Anónimo dijo...

No, muy digno de admirar, ni de justificar, no es

Anónimo dijo...

Los rusos masacraron a los polacos, igual que los alemanes, sin nada por resarcir o vengar ... porqué el pacto con protocolo secreto Molotov-Ribbentrop fue durante mucho tiempo tabú, pero ahora ya nadie lo considera un mito.

Anónimo dijo...

Lo que aquí no se menciona es que Rusia (mal que le pese a algunos) fue un estado agresor (Polonia, Finlandia, Anexión de las repúblicas bálticas,...) igual que la Alemania nazi y jamás debió ser admitido en la mesa de los vencedores. A mi esta visión de los rusos buenos y los alemanes malos me da nauseas, de verdad, sobre todo teniendo en cuenta los crímenes horrendos cometidos por la dictadura de Stalin. Algunos os lo teneis que hacer mirar. Y en cuanto a juzgar los hechos bélicos pues se comete el mismo error que otras fuentes pero al revés. La batalla de Inglaterra, la batalla de Normandía, los bombardeos sobre Alemania, la batalla del Atlántico, la batalla del Alamein o la defensa de Malta fueron tan decisivas para el resultado de la guerra como muchas batallas del frente oriental que se mencionan en el blog, solo que se comete el error de juzgar las batallas por el número de combatientes que participan y no por las consecuencias estratégicas que tienen.

Hartmann dijo...

En primer lugar, querrá usted decir la URSS, no (sólo) Rusia (encima Stalin era georgiano) Lo de Polonia tiene gracia, porque fue ella la que agredió al entonces embrionario estado soviético durante la Guerra Civil, suponemos que como forma de agradecerles su recién concedida independencia, anexionándose de paso territorios que luego fueron recuperados por los soviéticos. Polonia podría haberlo evitado muy fácilmente aceptando las condiciones de alianza propuestas por Moscú hasta fecha tan tardía como agosto del 39 para establecer un frente común contra Alemania (la misma con la que, por cierto, Varsovia se alió durante la anexión de Checoslovaquia) En cuanto a los vencedores que debían sentarse en la mesa, ¿lo dice por Reino Unido, EEUU o Francia? ¿Potencias coloniales que agredieron (cuando no arrasaron) buena parte de Asia, África o América Latina? ¿No le han explicado nada de los genocidios contra la población indígena, de las colosales hambrunas en la India británica (que cesaron tras su independecia, sólo en la de 1943 perecieron más de tres millones de personas y entre 40 y 60 millones décadas antes), de la esclavitud, las más de 60 agresiones estadounidenses en América Latina, etc? ¿Por qué se cree que en Mein Kampf Hitler pone como ejemplo a imitar al Imperio Británico y no a la URSS? ¿Es menos persona un congoleño que un polaco, según esa vara de medir? Si fuera por ética, en la mesa de los vencedores no debería haberse sentado nadie. Y Normandía tuvo una importancia totalmente secundaria. En ese sentido, coincidimos en que los bombardeos sobre la industria alemana fueron más importantes par la victoria, algo es algo. Saludos.

Anónimo dijo...

Hartmann, nadie es una hermanita de la caridad y menos EEUU, Francia e Inglaterra. Son conocidas sus "hazañas" coloniales. Es cierto. La segunda guerra mundial es cualquier cosa entre un conflicto de buenos y malos, y la demostración es el reparto posterior del botín que llevaron a cabo los vencedores. Yo solo estaba hablando del caso de la URSS (Perdón por lo de Rusia) En cuanto a la importancia secundaria de Normandia ¿Qué quiere que le diga? Las pérdidas alemanas en la campaña de Normandía fueron enormes (400000 aprox.) y facilitaron el derrumbamiento definitivo del Frente Oriental. Si Normandía hubiera fracasado la guerra se hubiera prolongado bastante más tiempo. Posiblemente los soviéticos hubieran sido los grandes triunfadores de la guerra pero a un precio muchísimo más alto del que ya pagaron. La posguerra y la historia posterior europea habría sido completamente distinta de la que conocemos. Yo diría que batalla de Normandía tiene una importancia histórica decisiva.

Saludos.

Anónimo dijo...

lo lei y me dio como que sos muyy pro-urss,
MITO III:"los rusos mataban a los prisioneros de guerra alemanes y saqueaban y violaban a las mujeres en Alemania." nooo si eran unos santoss....
-"Los Soviéticos se vengaron con los millones de PDGs que cayeron en sus manos durante la guerra. Muchos, simplemente, fueron ejecutados; la mayoría fueron enviados a los campos de concentración donde murieron por exposición, inanición y trabajos forzados. Los PDGs alemanes (junto con los Rumanos, Italianos y otros) "[no] fueron tratados, ni remotamente, de acuerdo a la Convención de Ginebra. Miles se congelaron hasta morir y de inanición, o en camiones de redilas, y, una vez en los campos, los trataron como esclavos. La temperatura, el refugio y la ropa eran inadecuados, enfermedades como el tifo eran rampantes, y la comida era tan escasa que en una ocasión ocurrió el canibalismo. En todo lo anterior, al menos un millón, de los 3’150,000 prisioneros Alemanes tomados por la Armada Roja, murieron." (S.P. MacKenzie, "The Treatment of Prisoners of War in World War II," The Journal of Modern History"

Anónimo dijo...

Masacre de Katyn

Anónimo dijo...

Animales rusos violando a cientos de miles de indefensas niñas
Ya han muerto casi todos, no hubo justicia, ojala exista Díos para q no quede impune, y juzgue también a gente tan deleznable que intenta excusar lo injustificable

Hartmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hartmann dijo...

Lo de los "cientos de miles de niñas" no lo suelta ni Beevor en su "historia" sobre la Batalla de Berlín (habla de la violaciones contra mujeres adultas y, por cierto, con un rigor documental en lo relativo a las cifras -no al hecho, que es incuestionable- tirando a nulo) Aunque con lo "animales" ya se define. No se corte, puede usar el término "infraseres", es más técnico. Y por favor, dejemos ya de confundir "ruso" con "soviético", que ya cansa.

Saludos

Anónimo dijo...

Es realmente interesante por los datos que se dan, y más aún cuando a menudo,refiriéndose a la destructiva y terrible actuación nazi en el este sólo se le achaca popularmente al nazismo el criminal asesinato de los 6 millones de judíos, y no tanto los crueles actos contra la población civil de Polonia, Bielorusia, Ucrania y Rusia Occidental que conllevaron la muerte de decenas de millones de personas, o bien la muerte en los campos alemanes de cerca de 3 millones y medio de prisioneros soviéticos.

Pd:Por cierto, por favor, corrige las distintas erratas que hay en el texto, junto con algunos errores sintácticos, aunque por lo demás, está bien escrito.
Saludos

Lx Px dijo...

justamente en referencia a este punto de vista y los comentarios recibidos, les dejo esta lectura http://www.ihr.org/news/weber_ww2_may08.html que tenia guardada junto a pagina de exordio.com que considero junto a esta pagina las fuentes de informacion mas integrales y objetivas de la segunda guerra mundial junto con el documental de NATGEO WW desde el espacio el cual les recomiendo ampliamente https://www.youtube.com/watch?v=gEJM7GsTn2U

Anónimo dijo...

Esta claro viendo las películas de hollywood que a los alemanes les ponen como buenos anda vete a cagar si no es porque japon no invade rusia a la vez que alemania tu querido Stalin le hubiera comido la polla al ejercito aleman

Anónimo dijo...

Segun tu la.lucha era prácticamente en igualdad numerica? Sabes algo de esto chico? Tercera batalla de Jarkov, kursk, stalingrado... si los bolcheviques no asesinaron a mas civiles alemanes fue por el efecto huida que se produjo durante el avance del infame ejercito rojo y sinos mira lo que escribia Ilya Ehrenburg ese es el ideal bolchevique que defiende basura como tu

Hartmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hartmann dijo...

Japón se enfrentó a la URSS antes que Alemania (cosa que el muy educado anónimo que escribe estas últimas entradas ignora, lo que no resulta nada extraño,)concretamente en agosto de 1939 durante la Batalla de Jaljin Gol, donde un tal Zhukov propinó tal paliza al Ejército Imperial que éste optó por modificar sus planes de expansión por Oriente y enfrentarse a los EEUU y Reino Unido, a priori más asequibles. De hecho, fue la opreación Tormenta de Agosto, en 1945, más que el salvaje lanzamiento de las bombas atómicas, lo que impulsó a los japoneses a rendirse, como reconocieron los responsables de AAEE de este país en varios documentos y reportajes. Y en cuanto a la paridad de fuerzas, y como ya se ha dicho más arriba, antes de hablar de despliegues estaría bien sumar los efectivos rumanos, finlandeses, italianos o húngaros, o a los cientos de miles de voluntarios no alemenaes de las SS antes de comparar con las fuerzas soviéticas. Porque por esa regla de tres, eliminamos a los ucranianos, bielorusos, kazajos, etc de los efectivos soviéticos y contamos sólo a los rusos, ya puestos a jugar con los números. Algunos siguen sin espabilar después de 1945, y a lo que está pasando en Ucrania me remito.

Anónimo dijo...

El ataque de la URSS a Japon se produjo despues del fin de la guerra en europa y durante la batalla de moscu la URSS trajo tropas del lejano oriente que resultaron cruciales para la defensa de la ofensiva alemana si no es por esas divisiones hubieran caido, y si la URSS derroto a japon en 1945... es muy fácil ganar a un ejercito practicamente derrotado y tus amigos genocidas lo hicieron muy bien y ya de paso atacaron china para colocar un gobierno comunista y por cierto si para ti el incidente sovietico-japones de 1939 es una guerra aprende nuestro bello idioma y a diferenciar el significado de las palabras

Hartmann dijo...

A ver, lo vamos a explicar otra vez que alguien no se ha enterado: Jaljin Gol fue en Agosto de 1939, es decir, antes de la invasión nazi de Polonia y mucho antes de la guerra contra EEUU. La derrota del ejército japonés resultó tan catastrófica (aunque según el aludido, no fue gran cosa), que a raiz de ella decidieron cambiar sus planes de expansión hacia Mongolia y Siberia y orientarse hacia el sur, chocando con Gran Gretaña y EEUU. Por eso no atacaron a la URSS en el 41, es más, el gobierno japonés vió el pacto Molotov-Ribbentropp como una traición, pues impedía una guerra en dos frentes en, insisto, 1939. El que ya estaba derrotado era el ejécito aleman en 1944, cuando se produce el "heroico" Desembarco de Normandía. Como puede ver, el idioma lo conozco a la perfección, y no se preocupe por mis "amigos genocidas", repase la historia del Imperio Británico, los propios nazis o los EEUU y luego hablamos de genocidio(s), salvo que sea de ésos que no cuenta a "tercermundistas" o indígenas varios por no empezar a sumar más millones de la cuenta. Para todo lo demás, una tila. Saludos.

Anónimo dijo...

Catastrófico?? Una catastrofe militar es una derrota casi definitiva no una disputa y si EEUU y Reino Unido son unos genocidas no lo e negado en ningun momento sois los stalinnistas los aliados de las democracias liberales en la segunda guerra mundial

Anónimo dijo...

Y volviendo al tema anterior si no es por la ley de prestamos y arriendos, la inteligencia britanica y americana que descifro la maquina enigma adelantandose asi a las ofensivas alemanas y que la URSS tenia carne de cañón para aburrir la URSS no podia hacer frente a la primera potencia mundial (Alemania) pues el ejercito rojo fue ridiculizado en la guerra del invierno donde los finlandeses masacraron al ejercito rojo en una abrumadora inferioridad numerica y armamentística

Hartmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hartmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hartmann dijo...

Si una "disputa" concluye con todo un cuerpo expedicionario aniquilado o (siguiendo la poco fiable versión japonesa) fuera de combate, podemos ponernos optimistas y decir que ha sido un revés. Pero si de esa "disputa" deriva un cambio radical de toda la planificación del expansionismo japonés, forzando a Tokyo a abandonar sus planes contra la URSS y conduciéndole a una guerra contra Reino Unido y los EEUU con las consecuencias ya conocidas, la batalla supuso una catástrofe para los japoneses y cambió el curso de la guerra completamente: evitó un ataque contra la URSS en dos frentes y forzó a los EEUU a una entrada directa en la guerra tras el ataque japonés de 1941; es más, la derrota inicial de las potencias occidentales en sus colonias aceleró notablemente el proceso de descolonización en la posguerra. Y todo esto por una "disputa". Siguiendo esa lógica, como la Batalla de Inglaterra se saldó con "sólo" unos 35 000 muertos, contando a los civiles, la podemos dejar en "Rifirafe". Que los japoneses siguieran temiendo más a los soviéticos que a los EEUU incluso en 1945, tras las graves derrotas sufridas a manos de los estadounidenses, es altamente signifcativo.
Un saludo.
PD: ¿Estalinista? No lo soy, salvo que, por ejemplo, la alternativa sean Hitler o el Imperio Británico al que tanto admiraba el führer.

Anónimo dijo...

Si por ese incidente todo el mundo temia a la URSS ya me parecia ami que Finlandia estaba cagada cuando empezo la guerra de continuación... fue un incidente que tuvo consecuencias? Evidentemente pero catalogarlo de crucial... entonces no quiero que califiques la batalla de las ardenas o kursk... nose por que odias a EEUU sin su ayuda económica por parte de banqueros judios a la Revolución bolchevique no hubiera triunfado pues nose si sabras que muchos de tus camaradas eran judios y que la URSS fue uno de los primeros estados en reconocer a israel, esto viene porque seguro que eres el primero que va de anti israel

Anónimo dijo...

Y siguiendo con el tema anterior tu crees que japon tenia miedo en 1941 a la URSS cuando estaba aliado con el mejor ejercito del mundo? Enserio? Que en verano de 1945 en la operacion tormenta de agosto lo tuvieran puede ser pues por entonces el ejercito rojo habia mejorado pero en 1941? Un ejercito casi tercermundista basado en oleadas humanas que hasta que no resalto la figura de zhukov (que no fue purgado por stalin de milagro) eran derrotas continuas

Hartmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hartmann dijo...

El incidente de Jaljin Gol tuvo una repercusión muy escasa en Occidente, y esto lo han destacado varios historiadores como un factor que explica el exceso de confianza del ejército alemán en la campaña de 1941, empezando por el error de no preparar equipo de invierno al contar con una victoria fulgurante, al estilo de las de Polonia o Francia; una Francia que, por cierto, con un ejécito moderno y avanzado, en comparación con el que describes como "casi tercermundista", cayó en menos de un mes. La Guerra de Invierno se produjo en la propia Europa, y eso hizo que los analistas el continente la utilizaran como baremo para juzgar al Ejército Rojo, en lugar de analizarla conjuntamente con los resultados del enfrentamiento contra Japón. En el primer caso, el mando de Voroshilov, que no supo adaptarse a un escenario diferente del de la Guerra Civil, explica buena parte del fiasco soviético. Al igual que fue la capacidad de Zhukov la que explica en parte el éxito ante los japoneses, que vieron cómo cambiaban las tornas de la batalla en pocos días. Lo de las oleadas humanas lo tienes desmentido en el propio artículo que aquí se comenta; las desastrosas derrotas del ER al inicio de la guerra tienen que ver, entre otras cosas, con el ataque por sorpresa alemán, la escasa capacidad de muchos mandos (Zhukov no es transferido al frente occidental hasta el sitio de Leningrado)y con el hecho de que el ER se encontraba en pleno proceso de reestructuración y requipamiento al inicio del conflicto, lo que contribuyó a generar una situación de caos. Pero a los alemanes no les hizo ninguna gracia, por ejemplo, enfrentarse a los "tercermundistas" carros soviéticos, entonces muy superiores a los suyos. Fueron los factores antes explicados, un mando brillante de sus oficiales y la veteranía de divisiones ya probadas en combate (España, Francia, Países Bajos, Polonia, Grecia, etc) los elementos que explican los éxitos iniciales del ejército alemán y sus aliados. En cuanto a la Revolución Rusa, el apoyo financiero judío fue menos importante que el recibido del kaiser aleman, que envió a Lenin a Rusia para desestabilizar al gobierno zarista y sacar al país de la guerra (igual que apoyó a los independentistas irlandeses, indios, marroquíes, etc para desestabiliar a Gran Bretaña o Francia)Naturalmente, el kaiser estaba muy lejos de adivinar que la consecuencia indirecta de su plan sería el izado de la hoz y el martillo sobre la cúpula del Reichstag décadas más tarde. Saludos.

Anónimo dijo...

El articulo desmiente lo que quiera pero las oleadas vigiladas por los comisarios politicos era una realidas y si el ER era tercermundista al principio despues se modernizó (antes lo dije dije que mejoro) aunque su fuerza seguia residiendo en la superioridad numerica pues en armamento en muchos casos alemania era superior (exceptuando los t-34 y los llamados organos de stalin) y si no lo crees investiga sobre los cientificos alemanes que la URSS quiso raptar para la guerra fria y durante la batalla de berlin habia ordenes de stalin para no destruir los laboratorios. En cuanto al carruaje medio la URSS era superior pero los.panzers no tenian nada que envidiar la cosa era que se cometio el error de especializarse mucho mientras la URSS fabricaba el mismo modelo en cadena, los tiguer eran muy caros de producir y consumian mucho combustible pero en mi opinion de haberse usado en masa cuando la guerra no estaba decidida 1943-1944 (hasta verano) hubiera cambiado el curso de la guerra

martín dijo...

Es interesante, aunque hay cosas que no son del todo ciertas.
Como conocedor de la SGM, digo que a pesar de la colaboración de EEUU en la guerra a causa de hitler, la URRS superaba en cantidad numerica a los ejercitos del eje en el frente oriental, sin embargo Alemania disponia de un ejercito tactico, mas eficaz y tenaz que los soviéticos, ya que ellos estaban en un principio desmoralizados y desorganizados lo que hitler vio la oportunidad de atacar, pero esto fue un gran error ya que aun Inglaterra continuaba en la lucha contra Alemania peroooo.. hitler ignoro su amenaza por "confianzudo" tomando acciones militares contra la URSS... eso marco el principio del fin de una probable victoria Alemana en la guerra..

Hitler, en su libro "Mein Kraff" escribio una frase que decia: "lo que destruiría a Alemania seria una guerra de dos frentes"... sus palabras tenian razon.. lo que enceguecido por su ambición y necesidad de acabar con la guerra lo antes posible lo condujeron a su destrucción...
En fin, si planteamos que la derrota de Alemania y sus aliados se debio a la URSS o a EEUU sin duda la que destrullo y consumio a la maquina de guerra de Alemania fue la URSS ¿porque?

1) A pesar de que EEUU ayudo significativamente a la derrota de Alemania, su avance luego del dia D era lento y no a causa de la cantidad numerica de los alemanes, sino a su eficacia armamentista y experiencia militar ya que a pesar de la falta de hombres Alemania siempre gozo de un buen potencial tecnologico en armas. Sin embargo para los rusos no era lo mismo a pesar de esto
2) La cantidad numerica de los rusos era tal que desbordaba las fuerzas alemanas lo que en cada batalla los alemanes se desgastaban
hasta hacer insostenible una permanente defensa retrocediendo cada vez mas
3) Con la implementacion de la "operación bragation" por los soviéticos que consistia en un avance sin descanso por toda URSS hasta Polonia empujando al eje sin descanso. Esto hizo fragmentar las lineas alemanas causando un desastre militar y psicológico al tercer reich. El avance soviético a traves de los paises ocupados por el eje era mas rapido que el de los aliados occidentales (EEUU, UK, etc) a pesar de que alli estaban apostadas la mayoria del ejercito aleman sumandole a la gran extencion de tierra

Pd: hay muchos mas conceptos pero no quiero hacerla larga xD jajaj.. saludos!

Anónimo dijo...

Guerra a causa de Hitler? Acusas a un hombre que queria recuperar para su pais territorios y condiciones arrebatadas injustamente en Versalles. Aparte de que las industria belica americana estaba deseando de que hubiera conflicto (vease embargos de petroleo a Japón y apoyo general a los enemigos de el eje) y la URSS también queria guerrra pues el mismo Stalin sabia que un conflicto ideologico era inevitable lo que le paso es que no fue cuando el quiso

Anónimo dijo...

Los antifascistas acusais continuamente a los norteamericanos de guerras imperialistas, pues bien en laSGM no fue una eexcepción era una guerra deseada por ellos para extender su influencia a europa y hacerla un "titere" al igual que la URSS que no dejaba de ser un imperio y por lo cual imperialista aunque lo negueis.La guerra vino de perlas tanto a EEUU y a la URSS para repartirse el mundo

montefusco dijo...

Respuesta a Martín:
No desprecies el aporte del bloqueo naval, ni olvides que fue la ofensiva aérea occidental la que derroto a la Luftwaffe, que luego de Kursk practicamente ya no pudo jugar un papel decisivo en el frente oriental.

Sobre tus 3 puntos:
1) Te estás refierendo a un momento específico, es cierto que los aliados quedaron estancados al salir de Normandía, por las características del terreno y también porque su frente terrestre partío de cero, mientras qu por el otro lado los errores de cálculo hitlerianos, que llevaron a que lo mejor del ejercito alemán en el este estuviera a la espera de una invasión por Rumania, sumado a la distracción de tropas y mandos cualificados (Kluge y luego Model) para hacer frente a la invasión aliada, permitieron a los soviéticos obtener en la operación Bagration su más notoria victoria de la guerra, en un terreno totalmente apto praa los grandes movimientos acorazados (al contrario que el boscaje normando). Pero luego, mientras el avance soviético se ralentizaba, los aliados rompieron las líneas alemanas y liberaron la mayor parte de Francia y Belgica con bastante rapidez. Luego el estancamiento fue más o menos igual en ambos frentes, aunque las amplias llanuras rumanas y húngaras permitieron a los soviéticos hacer más avances territoriales. Sin embargo para octubre 1944 la amenaza aliada sobre las fronteras alemanas era bastante clara y por ello se dio prioridad a la ofensiva de las ardenas sobre cualquier operación en el este.
2) Efectivamente los soviéticos arrollaron a los alemanes con grandes oleadas de hombre y material, así como con poderosas concentraciones de fuego. Sin embargo esta concentració nde medios no la hubieran logrado sin la generosa ayuda occidental en materias primas para su industria bélica, y en medios de transporte que permitieron mantener el ritmo de la ofensiv hasta Berlina
3)Bueno me das la razón, las grandes extensiones de terreno no permitieron concentrar la defensa en el este, al contrario que en el oeste, pero la bolsa inconclusa de Carentan-Falaise significó una derrota proporcionalmente equivalente para el OKW a lo que fueron las derrotas en Minsk, Bialystock, Orel y otras bolsas alemanas para el OKH. Fue la lucha en dos frentes la que le impidió a la Wehrmacht defender uno u otro de forma sostenible, al obligarle a extenderr sus recursos. Por tanto no se puede decir que luego de junio de 1944 sólo la URSS aportó a la derrota alemana.

Anónimo dijo...

Una cosa es ser "rusófobo" y otra muy distinta Rusófilo (que parece el caso de esta publicación) Cuando los rusos entraron en Hungría, los hungaros los recibieron como libertadores del dominio nazi. Los rusos ocuparon Hungría y la sometieron a uno de los reinos del terror mas espantosos que haya conocido jamás el pueblo hungaro hasta bien entrado elsiglo XX. La casa del horror en la calle Andrássy fue conocida por ser un centro de tortura sanguinaria donde antiguos miembros de los cruzflechados reconvertidos empleaban el terror mediante torturas infrahumanas a hombres mujeres y niños indistintamente. Hoy en dia el edificio de la calle andrassy muestra al mundo la barbarie a la que fueron sometidos por los "libertadores" en la casa conocida como casa del terror. claro que podemos pensar que los rusos fueron mejores que los nazis... pero eso dependerá de si eres hungaro o no lo eres.

Hartmann dijo...

Hungría fue aliada, y prioritaria, del régimen nazi (hasta llegó a recibir Königstiger, un lujo que no tuvieron ni los italianos). Y el país que aportó más voluntarios a las SS junto con la muy "democrática" Holanda. La diferencia es que los holandeses habían sido invadidos tras luchar contra Alemania, Hungría no. Lo digo para aclarar que no eran un estado "ocupado" al estilo de otros estados europeos, como podría dar a entender su texto. En cuanto a lo del "reino del terror más espantoso que haya conocido el pueblo húngaro", de verdad, comparar la casa de Andrássy con la deportación y exterminio de más de medio millón de judíos húngaros es injustificable. Aunque, naturalmente y parafraseándole, "eso dependerá de si eres judío o no lo eres". En cuanto a los cruzflechados, muchos de esos elementos de la extrema derecha sí que estarían, pero colgando a comunistas y rusófilos en la "revolución" del 56 que se encargaron de reventar desde dentro. Y las víctimas de la turba fueron no sólo represores, sino también muchos simples simpatizantes de la URSS o "sospechosos". http://survincity.com/2012/02/russian-tanks-in-budapest/
Saludos.

EddieCatman dijo...

Hartmann. Hungria colaboró con Alemania tras poner en la dirección del estado a un gobierno títere y fulminar la democracia por lo que no podemos decir que "el estado era pro nazi"...sino que los nazis consiguieron mediante artimañas controlar el estado hungaro, otra forma de ocupación pero desde el poder e igualmente ilegítima disfrazadas de elecciones libres que no fueron tal. No podemos hablar de un "estado afiliado" ya que el legítimo gobierno y sus correspondientes estamentos libres fueron fulminados para poner a ese gobierno al frente del país con evidente apoyo alemán.Cuando Hablo del mayor reino del terror que hungria haya conocido jamás hablo de un control ruso que en poco tuvo que envidiar a las deportaciones nazis a los campos. Hablo de gentes separadas de sus familias,desposesión de propiedades y redistribución de los no acólitos al régimen, torturas inimaginables que pondrían la piel de gallina a un verdugo, ejecuciones sin juicio de hombres mujeres y adolescentes, persecuciones político-etnicas,adoctrinamiento y persecución de disidentes, represiones armadas en las calles con fuego real... no pretendo menospreciar el daño que la Alemania nazi ejerció sobre Hungria, pero tampoco piense usted que los hungaros vivieron mucho mejor con los sovieticos... en muchos aspectos apenas notaron la diferencia y las muertes, torturas, y los campos de concentración donde apenas eran alimentados y vestidos mientras realizaban trabajos forzosos continuaron existiendo (cuando no los enviaban a siberia directamente a morir congelados). Nadie niega el argumento que usted expone pero maticemos, que parece que al irse los nazis todo fue mejor... la verdad es que apenas cambió nada... fueran judios o no (al fin y al cabo los cruzflechados antisemitas seguían en puestos de poder en la época soviética con otro uniforme). Repito, maticemos.

EddieCatman dijo...

A los cruzflechados se les "invitó" a pasarse a las filas soviéticas de forma formal aunque secreta(especialmente a los estamentos mas altos del "movimietno"), bajo la única condición de declarar mediante documento que su afiliación a los cruzflechados "fué un error del que querían purgarse"... esa fue la única condición para "cambiar de chaqueta o de uniforme" que se les impuso además de la jura de fidelidad ciega al "nuevo gobierno". Evidentemente esos "conversos" constaban en una lista de la que se podía tirar para "solicitar" servicios cuando eran necesarios a cambio de silencio. Muchos de ellos siguieron en el poder impunemente sin pagar por sus delitos como nazis y continuando con la "tradicíón familiar" (persecuciones, asesinatos-ejecuciones (según si debían ser públicas por escarmiento o menos visibles) torturas, vejaciones y deportaciones a campos de trabajo forzoso.

Anónimo dijo...

basura de articulo ,peste comunista ustedes lo unico que merecen es morir

Hartmann dijo...

Francamente, EddieCatman, equiparar la ocupación soviética con la nazi sigue siendo una exageración que podrá quedar muy bien en los libros de propaganda o en los museos que tanto gusta de promover el actual gobierno de Hungría (los conversos, ya se sabe, tienen esa tendencia a pasarse de frenada mientras de paso no resuelven los graves problemas del país, y eso incluye erigir monumentos a Horthy al tiempo que se prohíben nombres como "Moscú" o "Endre Sagvari" en plazas y calles) No hay color ni por cantidad ni por calidad, y no resulta verosímil considerar a los cruzflechados como colaboradores del gobierno prosoviético más que excepcionalmente, cuando muchos fueron liberados de las cárceles durante la revuelta y encabezaron los linchamientos de comunistas o de meros ciudadanos que ni siquiera lo eran. Sobre las deportaciones, fue precisamente la mediación soviética la que puso fin a la vergonzosa persecución (incluyendo deportaciones y privación de derechos de ciudadanía) emprendida entre 1945 y 1946 por Checoslovaquia contra la minoría húngara de su territorio, algo que en general la derecha húngara "olvida" con cierta frecuencia. Y en cuanto a la represión, desde luego que los soviéticos no fueron hermanitas de la caridad, pero no se puede meter en el mismo saco a los legítimos demócratas húngaros y a los numerosos colaboradores del nazismo que quedaban en el país y que habían cooperado activamente en un reciente intento de exterminio (porque los nazis metían en el mismo saco a judíos y eslavos) de la población soviética.
http://www.fszek.hu/56/Tematikus_HTM_ek/Pest_HTM_ek/Koztarsasag.htm
Saludos.

Anónimo dijo...

este blog deberia llamarse "salsasovietica"

http://es.metapedia.org/wiki/Violaciones_en_masa_cometidas_por_el_Ejercito_Rojo
https://es.wikipedia.org/wiki/Violaciones_durante_la_ocupacion_de_Alemania
https://es.wikipedia.org/wiki/Crimenes_de_guerra_del_Ejercito_Rojo

para sobrevivir al aburrimiento bear grills recomienda leer blogs hechos por idiotas jajaja

Hartmann dijo...

Pues no sé a qué esperas para irte a leer la prensa del régimen, campeón. Cómo os aburrís los trolls...
Saludos.

dienikes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

excelente info. esta claro que la urss gano en soledad la sgm. el resto de los aliados solo lucharon por sus intereses personales y no por salvar europa de nadie. los nazis eran inhumanos y masacraban donde podian.es por eso que perdieron la guerra: poco apoyo popular, la ignorancia de su lider, la crueldad inhumana que tenian encima, subestimar a la urss y otras cosas mas que hizo que alemania perdiera la guerra.

Anónimo dijo...

Excelente articulo! Definitivamente la propaganda yanqui generalmente desvirtúa los echos reales.

Claudio dijo...

Vamos, cualquier persona medianamente informada sabe que la Unión Soviética soportó el mayor peso de la SGM, con el 30% o más de todas las bajas civiles y militares. Si esa evidencia pasó a segundo plano se debe principalmente a la Guerra Fría y la poderosa publicidad especialmente estadounidense. Pero los soviéticos también tienen su parte de culpa, por su secretismo y sobre todo por la poca fiabilidad de su historiografía, que olvida olímpicamente la Guerra de Invierno, el Pacto Molotov- Ribbentrop, y sobre todo por su servil adulación al camarada Stalin, el más grande estratega de la historia, artífice incluso de la derrota de Japón(!)

Hartmann dijo...

Bueno Claudio, yo sólo he leído a un par de autores soviéticos sobre la SGM, y uno de ellos era precisamente el Mariscal Zhukov. La Guerra de Invierno la describe de pasada (él estaba ocupado con los japoneses en Mongolia y lógicamente se centra en sus memorias)cierto. Pero puedo decirte que recuerda muy bien el pacto Molotov-Ribbentrop (que también aparece en "La Batalla de Moscú", de Ozerov), que despotrica a gusto contra las purgas estalinianas, y que de Stalin reconoce méritos (su capacidad de trabajo y de aprendizaje) pero tampoco le deja pasar ni una (critica con dureza su ignorancia sobre cuestiones estratégicas y logísticas en los primeros meses del conflicto, sus excesos de confianza, el error del pacto con los nazis, etc) No hay adulación en absoluto en sus páginas.Por supuesto, habrá historiadores más "afectos al Régimen", pero en eso la URSS no se diferencia de los EEUU o de Europa.

Saludos.