20 febrero 2006

Rusia oculta la verdad sobre Stalin

Últimamente R. M. Mañueco repite muy a menudo la misma maniobra: inventa problemas inexistentes en Rusia. Hace unas semanas se inventó un clamor contra la momia de Lenin. Llegó incluso a preguntarle por el tema a Vladimir Putin en su rueda de prensa con los medios españoles. Putin, poco más o menos, se rió de él, y RMM no se atrevió a publicar la pregunta en su periódico. Hoy, 20 de febrero, nos enteramos de otra historia macabra: Rusia oculta la verdad sobre Stalin. Así titula su último artículo el corresponsal del diario el correo y otros. Parece que, con motivo del 50 aniversario del comienzo del XX congreso del PCUS, el del fin del culto a la personalidad de Stalin, hay una exposición con objetos de la época. Según Mañueco, algunos periódicos rusos decían que en ella se iba a exponer, junto a gorras del dictador y fotografías, un ejemplar original del citado informe. Y no lo han hecho. O sea que, si no se lleva un documento a una exposición se está ocultando el stalinismo.

Posteriormente Mañueco describe el contenido del informe (no sé cómo lo hace, ya que, según él, aún es secreto).

Dice después:

Ante la polvareda que levantó y para evitar la desestabilización del régimen, se archivó el informe. Se publicó una sola vez en los años de la 'perestroika', pero volvió a desaparecer después de los fondos accesibles de los archivos.

¿Se publicó una vez durante la perestroika y después desapareció? ¿Cómo puede ser eso? ¿Cómo puede ser secreto algo que se ha publicado hace más de 10 años? Si se publicó es público. No se puede desclasificar algo que ya se ha publicado.

Dice RMM:

Y es que el culto a Stalin tiene lugar en la Rusia de hoy. El ex presidente Mijaíl Gorbachov, que cumplirá 75 años el 2 de marzo, afirma que es preocupante.

Esta frase es el ejemplo de mal periodismo que se da en occidente sobre Rusia. Cualquiera que conozca rusia mínimamente sabe que es una mentira absoluta que haya actualmente culto a Stalin. Es difícil discutirlo, probar lo contrario porque la afirmación no tiene ninguna base. Es como si la prensa norteamericana dijera que el culto a Franco tiene lugar en la España de hoy. ¿Cómo se puede probar lo contrario? Es mentira y punto. Entiendo que lo diga una persona mal informada en España, porque ha leído a Mañueco, pero un corresponsal, por muy tonto y ciego que sea, sabe que es mentira.

Lo de que Rusia oculta la verdad sobre Stalin es una estupidez, pero una estupidez con muy mala intención. El periodista no tiene más que ver la programación de la televisión. Si en España aparecieran tantos programas docuentales sobre Franco como en Rusia sobre el stalinismo hasta el más furibundo antifranquista acabaría harto. Y ninguno, a pesar de lo que insinúe Mañueco, es favorable a Stalin, todos son furibundamente antistalinistas. Pero la consigna debe ser “Rusia está volviendo al stalinismo”. Sólo que esto es mentira. Y el que dice mentiras es un mentiroso. Añade que Mijaíl Gorbachov dice que es preocupante. ¿Cuándo lo ha afirmado? ¿Qué es lo que ha afirmado?

Afirma luego que “un sondeo indica que la mitad de los rusos tiene una opinión favorable de Stalin.”. Pues no, pero da igual.

Sigue así Rafael, esperamos nuevas alegrías. Y sigue haciendo preguntas así a Putin para que se descojone de ti. Siempre podrás decir que fuiste víctima de un terrible dictador.

3 comentarios:

Antonio Lite dijo...

Ni Rodrigo Fernández, ni Pilar Bonet -por citar otras firmas relativamente frecuentes- se quedan atrás. En las dos últimas semanas, publireportajes titulados La vida vale bien poco en Moscú o Rusia S.A. ilustran muy bien la imagen de Rusia que se pretende dar en Occidente.

Que vergüenza de información.

Anónimo dijo...

Una vez mi Padre me dijo algo, acerca de la famosa "cortina de hierro que divide al mundo"; me dijo, la "cortina" no es de los rusos para encerrarse, sino de los occidentales para encerrarnos de los rusos y todo lo que no sea "occidental".

Es que acaso ¿no se ha caído la cortina de hierro?

El Mexicano

Iñaki dijo...

El País tiene una línea, marcada por Hermann Terstch, fervientemente antirrusa. En uno de sus recientes editoriales hablaba de que Rusia había cortado el gas a Georgia. Pues bueno, solo se lo creen Misha y ellos. Y siempre son así, recuerdo hace un par de años en que, también en un artículo editorial, decía que Rusia no podía tener democracia. Entonces hay que demostrar que todo es antidemocrático: que cambian la designación de gobernadores, ataque a la democracia (aunque Ucrania los nombre de la misma manera), que establecen controles sobre las ONG, antidemocracia (aunque sea un calco de la ley francesa y la noruega), que meten a la cárcel al Mario Conde local, ataque a un empresario liberal. Todo responde a la idea que intentan imbuir. Han pasado de la información a la propaganda.

Muy acertado el comentario de qeu los occidentales queremos encerrarnos en nuestra burbuja occidental. Actualmente se da por hecho que prooccidental y democrático son sinónimos, y sinceramente, no veo que Saakashvili sea excesivamente democrático. Ni que se hable de la política cultural ucraniana, que tiene factores objetivamente muy antidemocráticos, similares a otros que en Europa occidental, o en España, se critican fuertemente.