09 julio 2005

¿Quién es Mijaíl Jodorkovski? (I)

Publicado en la página web de Sekretnye materiali Rossii a partir de materiales de los periòdicos Komersant, Novaya gazeta y Moskovski komsomolets.

Nació el 26 de junio de 1963 en Moscú.

Qué será lo que no se haya dicho de Mijaíl Jodorkovski: fundador en 1987 en el comité del Komsomol (juventudes del PCUS) del barrio de Frunze de la empresa "Menatep" ( iniciales de "Programas intersectoriales científico-técnicos"). Que trajo del extranjero coñac "Napoleón" falsificado, vodka sueco falso fabricado en Polonia, que fabricó pantalones vaqueros, que blanqueó dinero del Partido Comunista.
En la propia Menatep, de todos estos hechos solo reconocen la versión canónica: el trabajo de introducción de innovaciones técnicas y la importación de ordenadores. Y el asunto del coñac.. "De acuerdo, reconoce la mano derecha de Jodorkovski, Leonid Nevzlin, - financiamos lo del coñac. Al fin y al cabo no envenenamos a nadie". No cabe duda de una cosa - precisamente entonces se acostumbró Mijaíl Jodorkovski a trabajar 14 horas al día.

"En aquellos tiempos la gente trabajaba en solitario, -recuerda un amigo. La fórmula era la siguiente: se fundaba una compañía para un asunto, se la hacía quebrar, se repartía el dinero y cada uno por su lado. De lo contrario te cogían y te encarcelaban. Jodorkovski mantuvo el equipo y lo legalizó. Se arriesgó mucho. Pero también ganó mucho".
El equipo eran Jodorkovski. Nevzlin, Samusev, Dubov. Primeramente se legalizó como Centro, y después como banco "Menatep". Los socios pusieron 2,7 millones de rublos. Obtuvieron otros 2,3 millones de la gente, que compró acciones de Menatep como rosquillas, pero nunca obtuvieron dividendos significativos.
Dentro del equipo jamás nadie engañó a nadie. Con los de fuera se comportaban así: "un loro ha muerto, compramos otro". Este principio distinguió a los miembros de menatep de otros oligarcas, que se atacaban entre ellos tanto como a los de fuera.
Es difícil decir quién protegía a Jodorkovski (se asegura que en aquellos años era imposible dedicarse a la importación sin protección de los cuerpos de seguridad). Pero es uno de los primeros en comprender la utilidad de las inversiones en altos cargos. Las visitas de estos a las dachas de Menatep en la carretera de Rublev (equipadas según los envidiosos con cámaras de video) ayudan a conseguir cuantiosas ganancias.
El banco obtiene en depósito parte del dinero de ayuda a Chernobil, y del ayuntamiento de Moscú. La empresa de comercio "Menatep-Impex" se convierte en la número uno en la importación a Rusia del azúcar cubano (a cambio de petróleo).
Dicen que en 1994 Menatep compró a precio de saldo un gran paquete de obligaciones del Banco de Comercio Exterior, a pesar de que la víspera el viceministro informó de que Rusia no iba a pagar por tales obligaciones. Por lo visto Menatep decidió arriesgarse y, milagro, unos días más tarde nuestro viceministro aclara que le habían entendido mal y el valor de las obligaciones crece como la espuma. Konstantin Kagalovski (el cerebro del banco) y el viceministro eran grandes amigos.

Hacía estallar bombas en el sótano de su casa

Parece que los ciudadanos de Rusia no están muy dispuestos a verter lágrimas por el hombre más rico del país, Mijaíl Jodorkovski, a pesar de que se gastan decenas de millones de dólares en crear una imagen angelical de este magnate del petróleo. La celda de este millonario es mucho más confortable que cualquier choza de campesino de la Rusia profunda. Esto es posible en el país donde los nuevos ricos no quieren pagar impuestos.
Hay por cierto, gente que recuerda a Mijaíl Borisovich Jodorkovski como un niño amable que se desvivía por ayudar a los que le rodeaban. Entre ellos sus compañeros de clase y profesores, con los cuales ha mantenido relaciones hasta hace muy poco. Nuestro corresponsal puso hablar con su antigua profesora de química Marina Boitsejovskaia y con su compañera de clase y ahora profesora de matemáticas Ekaterina Belovaia (Jrykovaia de soltera).
Ekaterina Mijailovna:
- Conozco a Misha desde hace 32 años. Eramos vecinos. Ibamos juntos a la escuela, enfrente de nuestra casa, en la calle de los Cosmonautas. Los Jodorkovski vivían en un piso pequeño y humilde. Misha empezó a trabajar muy pronto, a los 16 años, en una panadería en la calle Korolev, descargando pan. Nuestra profesora preferida era Ekaterina Vasilievna Meleshina. Nos quedabamos con ella despues de clase y hablábamos de cualquier tema: el espacio, los libros nuevos... Y cantábamos con una guitarra las canciones del grupo "Mashina vremeni" que aún estaban prohibidas:"el pájaro de la felicidad","marionetas"... Aún nos reunimos cada año. Misha no ha faltado ni una sola vez.

Marina Moiseevna:

- le gustaba mucho la química, y muchas veces realizó experimentos en su casa. Para que no ardiera el piso los realizaba en el sótano, donde tenía un taller en el que llevaba a cabo las explosiones de sustancias químicas.

E.M.: - estábamos muy contentos de que nuestra casa no volase por los aires con los experimentos de Misha. Recuerdo que siempre tenía quemaduras en los brazos. Cierto que alguna vez sacamos provecho de sus experimentos. Cuando a alguiense le estropeaba alguna prenda de vestir le pedía ayuda a Misha para quitar las manchas.
M.M.: - En una ocasión me ayudó mucho. Yo estaba embarazada. Necesitaba cloro para una lección. Respiré bastante cloro y me sentí mal. No podía ni toser, porque la tripa me molestaba. En ese momento pasó por allí Misha Jodorkovski. Me vió, abrió la ventana y me llevó junto a ella, y fue corriendo a por leche, que me hizo beber.
E.M.: - Cuando Misha ingresó en la universidad siempre trabajó limpiando los pasillos y escaleras. Y en ese tiempo terminó tres carreras: en los institutos Mendeleev, Plejanov y en el jurídico.

E.M.: - nuestra querida profesora perdió a su hijo hace algunos años. Y se ha tomado como una tragedia propia la detención de Misha, porque era como un hijo para ella. El siempre la ayudó, moralmente y económicamente.

P.S. En la Matroshkaya Tishina (prisión de Moscú) el afable y tierno Mijaíl Borisovich ha debido caer bajo la influencia de los chorizos del lugar. Cuando se enteró de que Roman Abramovich se disponía a echar sus garras sobre su Yukos, reaccióno con una expresión poco diplomática: “¿Qué Abramovich se va a quedar con todo? ¡que le follen!"

1 comentario:

Lazaro Gonzalez dijo...

muy interesante. lo cito en un post. gracias