22 abril 2006

Entrevista de Pilar Bonet a Victor Yuschenko

El día 16 de abril de 2006, El Pais publicó una entrevista de Pilar Bonet a Victor Yuschenko. Hay varias cosas que llaman la atención.

Por ejemplo, imperceptiblemente han cambiado los objetivos de Ucrania con respecto a la Unión Europea. Hace poco tiempo (y po cierto, no con la presidencia de Yuschenko, sino antes, ya con Yanukovich como primer ministro) el objetivo era la integración como miembro de la UE. Ahora se habla de miembro asociado u otra modalidad de acuerdo:


Pregunta: Ucrania aspira a ser miembro asociado de la UE en 2008, ¿Es realista esta meta?

Respuesta: Aspiramos a un nuevo estatus cualitativo en las relaciones con la UE, que ahora se regulan por medio de un acuerdo de febrero de 2005 para tres años. Después, se podrá optar por alguna modalidad de acuerdo en el marco de la política de vecindad, o bien por un acuerdo ampliado o por una relación como miembro asociado de la UE. Nosotros siempre aspiramos a esto último, porque el estatus de miembro asociado puede ser válido durante muchos años, como en el caso de Turquía, y no exige que la EU acepte de inmediato el ingreso de Ucrania. Ese formato, sin embargo, indicaría el inicio de una fase de colaboración superior. Somos optimistas.

Pilar Bonet deja pasar el tema. Ni una mención a que las promesas naranjas de ingreso en la UE eran un bluf.



Más, el acuerdo del gas:

P: Por el acuerdo alcanzado a principios de año, Rusia vende su gas a Ucrania mediante un intermediario llamado Rosukraenergo, tras el cual están los intereses del consorcio de gas ruso, Gazprom, pero también intereses opacos y desconocidos, que se ocultan tras la etiqueta de la austriaca Raiffeisen Investment AG. En febrero, el presidente de Putin me dijo que él no sabía quien estaba detrás de la parte opaca de esa empresa y que le preguntara a usted.

R: Ni yo ni la parte ucraniana sabe quien está detrás, sinceramente, porque no se trata de la parte ucrania. El prefijo “ucra” no quiere decir nada, porque aquí no hay participación de las estructuras estatales ucranias. Hablemos abiertamente, se trata del tránsito del gas turkmeno por territorio de Rusia. ¿Acaso cree usted que Rusia pediría a alguien que sea su socio en el tránsito de gas ajeno por su territorio? Creo que esto no sucederá nunca. En Rusia hay un monopolio de tránsito, y ese monopolio no ha sido compartido con nadie, excepto para proyecto aislados y para socios rusos, y no para otros. Ucrania no tiene ni una sola acción en Rosukranergo. Propuse a los rusos que Ucrania pudiera tener acciones de esa estructura y se nos dijo que Rusia posee su parte y no es competente para examinar una ampliación de los participantes. No excluyo que, en determinadas circunstancias y a algún nivel, pudieran haber sido involucrados en este esquema funcionarios ucranios del viejo régimen, recompensados por haber devuelto alguna vieja deuda a Gazprom, pero esto es una suposición. Yo me dirigí a Gazprom y a Raiffeisenbank de Austria oficialmente para que me dieran una información completa sobre la estructura que habían creado, pero ninguno de ellos ha respondido hasta ahora al gobierno de Ucrania.



De nuevo la periodista deja pasar el tema. La pregunta que se hace Yuschenko es curiosa, ¿Acaso cree usted que Rusia pediría a alguien que sea su socio en el tránsito de gas ajeno por su territorio? La respuesta es evidente: no. Salvo que el socio sea introducido por la otra parte de la negociación. Habría que ser muy ingenuo para creer que Ucrania firma un acuerdo en el que no controla nada, y que su valedor en el acuerdo es una empresa controlada por miembros del gobierno anterior. Sólo una suposición de Yuschenko. Lo que es difícil es suponer que el gobierno de Ucrania no sabe nada sobre quién es la parte “Ukr” en el acuerdo (Yuschenko dice que “no es la parte ucraniana”, entonces, ¿dónde está la parte ucraniana? Me resulta muy difícil creer que no la hay). Sobre todo cuando el hermano del presidente se dedica al negocio del gas, la ex socia del presidente también y muchos de los hombres fuertes de su régimen también. Ningún comentario de la periodista. Ni lo hay no posiblemente lo habrá, porque sería incómodo para el protegido de occidente.



Más:

P: Usted quiere ser presidente de toda Ucrania, pero hay muchas “ucranias”, y entre ellas una que habla ruso, ¿por qué deja que Rusia tenga el monopolio de esa lengua?

R: En Ucrania no existe una fuerza política que pueda hacer aprobar en el parlamento la decisión de dar el estatus de segunda lengua estatal al ruso. Lo que tenemos es una demagogia electoral sobre la política lingüística. Otra cosa son los matices sobre el uso de las lenguas de las minorías en una u otra región. En este tema, actuamos según la Carta Europea (para las lenguas regionales o minoritarias). No menoscabamos los derechos lingüísticos de nadie. Es más, tenemos una política estatal de apoyo al desarrollo del medio lingüístico de las minorías, desde la frontera con Hungría, donde la lengua regional es el húngaro. En Crimea se especula mucho sobre el ruso, pero como presidente no he recibido quejas sobre el menoscabo de los derechos a emplear el ruso allí. En la constitución de Crimea se regula el uso del ruso como lengua regional, desde el preescolar hasta la educación superior y el problema allí es más bien el de la lengua ucrania, porque nosotros tenemos siete escuelas; los tártaros, catorce, y el resto, son en ruso.

...

Mediante la política regional damos respuesta al empleo de cualquier lengua de las minorías, judía o griega, o la que sea.



¿El ruso es el idioma de una minoría, como el griego o el húngaro? Según los datos reales es la lengua MAYORITARIA de la población. No del 30%, como dice Polar Bonet en el encabezado del artículo, sino de bastante más. Y tratarla como el griego o el húngaro, como una minoría sí es menoscabar los derechos lingúísticos de la población. Curioso ese “ nosotros tenemos siete escuelas; los tártaros, catorce, y el resto, son en ruso”. Nosotros y ellos, para hablar de la población de su país. El “presidente de todos los ucranianos”. Mi pregunta de siempre, ¿por qué aquí está mal y allí está bien? El periódico defensor de la modernidad en España siempre pasa de largo ante esta contradicción. Y el tratamiento informativo que se da a estos temas hace que haya quien está convencido que esto no es nacionalismo. ¿Qué dirían los periodistas de El Pais, si Maragall o Ibarretxe dijeran, al referirse a su propia población “nosotros” y “ellos”? Pues eso, que lo que en unos sitios está mal en otros está bien.

Y Pilar Bonet es una de las estrellas del periodismo español.

1 comentario:

Nurgle dijo...

Tan curioso como escuchar al Sr. Guardans (cabeza de lista de GALEUSCA coalicion de partidos nacionalistas)defender a Yusenko(partidario de un Estado centralista) y criticar a Yakunovich por hacer su campaña electoral en ruso(partidario de un estado federal)en el programa de Genma Nierga